Entrada coro generación rock BéjarPues sí. En la tele estuvo el buen amigo y compañero del coro, Gabi.

La realidad de un coro no la forman nunca solo las actuaciones y los ensayos. Curiosamente hacen su aparición a menudo las ausencias. Por eso no fue extraño que un día constatáramos que en la siempre ajustada en número cuerda de bajos había un hueco al que se podían asignar los versos de San Juan de la Cruz: “La música callada,/la soledad sonora.” Tal situación se fue prolongando hasta que alguien dijo: “Está grabando para RTVE. Le han seleccionado para un programa”

Cuando más adelante Gabi reapareció entre aplausos, dejó bien claro que lo más importante para él se resumía en el segundo programa. Así nos lo insistió en un correo electrónico que nos envió:

“Béjar está un poco ¿? deprimida, por eso uno de los objetivos de mi participación en GENERACIÓN ROCK, era conseguir que el programa viniera a Béjar, lo cual me costó un poco, pero lo logré.

Ahora quiero dar un paso más y voy a mandar lo que sacaron en el programa a todas las direcciones de correo electrónico que tengo (por si acaso molesto a alguien vayan mis disculpas por delante), con la esperanza que cada cual me eche una mano y haga la promoción que se le ocurra de Béjar, por ejemplo los diarios pueden difundir lo que estimen oportuno, las agencias de viajes pueden organizar excursiones, ahora algunas a La Covatilla para esquiar, pues estamos a dos horas escasas de Madrid, se puede poner en facebook y supongo que en twiter, etc.

Estableciendo la base en Béjar se puede hacer la ruta de Miranda del Castañar, pueblo muy bonito pues se conserva como medieval, Peña de Francia, La Alberca, Las Hurdes. Se puede visitar Candelario pintoresco pueblo de montaña, Baños de Montemayor, Hervás con su barrio judío, Montemayor del Río, Guijuelo…

A mí me hubiera gustado que hubiese salido más Béjar y menos yo, pero a ellos les interesaba más su participante. En cualquier caso el hecho de salir en TVE y que aún falten dos capítulos del programa, el de mañana y el del martes que viene a las 22,30, espero ayude.

Aprovecho para desear a todos y cada uno:
FELICES FIESTAS y que 2014 sea VENTUROSO Y PRÓSPERO.
Muchas gracias.

Gabriel Cascón”

Mencionar a Béjar trae a quien esto escribe el impulso de un vuelo de más de cuarenta años atrás. Habíamos proyectado entre varios osados aventureros una arriesgada travesía de la sierra de Béjar partiendo de esa preciosa localidad para, pasando por Candelario, subir al pico Calvitero para regresar por el valle del Jerte. Se encargó de toda la intendencia desde Salamanca un buen amigo e impulsor de la idea (quien tras muchos años después se pondría en contacto con nuestro coro para ofrecernos varias actuaciones navideñas).

Coincidimos en Béjar todos los esforzados miembros de la aventura, unos desde Salamanca y otros desde Madrid. Tras una visita apresurada por la ciudad, tomamos un autobús hasta Candelario cargados con más de 25 Kg de pertrechos cada uno para empezar inmediatamente la travesía. Varios errores confluyeron en que no llegara a buen  término el proyecto: a) excesivo peso; b) camino demasiado empinado fuera de sendas adecuadas; c) tormenta imprevista y anochecer precipitado antes de llegar a la cima. Lo cierto fue que: a) acampamos malamente en plena ladera; b) el viento nos tiró la tienda a las dos de la madrugada; c) la lluvia nos caló hasta los huesos; d) tuvimos que retroceder a cotas más bajas y acogedoras apenas amaneció  hasta acampar en un prado en donde un amable lugareño nos permitió hacerlo.

Acabó agradablemente  la aventura tras varios día espléndidos disfrutando de baños en las heladas aguas del río Cuerpo de hombre y alimentándonos exclusivamente de latas de pulpo en aceite que, por error, había sido lo único que el organizador había recogido, y hasta sin la fruta de la que fuimos privados por una incursión no autorizada de vacas que dieron rápida y buena cuenta de ella. Pasamos de nuevo antes del regreso otra vez por Béjar para visitarla más a fondo.  En todo caso, y como suele suceder afortunadamente casi siempre, el recuerdo de aquellos días ha permanecido tan indeleble como agradable.

Pero, volviendo a lo inicial y más importante, dejamos aquí constancia de nuestra congratulación a nuestro compañero por el esfuerzo realizado. Y, por supuesto, a su constante y prolongada dedicación a la labor en que nuestro coro está empeñado. Cumplimos con estas líneas una humilde aportación para promover la imagen de su localidad en la medida en que estas líneas abiertas puedan hacerla a quienes  acierten a visitarlas.

Porque lo cierto es que Béjar merece la pena.

Anuncios