Al abrir hoy el buscador Google nos encontramos con el recuerdo de los 85 años que cumpliría hoy Audrey Hepburn

Audrey en Google 4-5-2014

Quienes ya somos veteranos y disfrutamos con aquellas ya lejanas Vacaciones en Roma, nunca olvidamos la sonrisa, la alegría y la placidez de ese rostro siempre ingenuo y soñador. Pocas personas se han beneficiado de la congelación del tiempo gracias a sus películas como esta memorable y eternamente agraciada actriz.

audrey2Audrey con guitarra

Quizás sería buena ocasión para acordarnos de Moon River, aquella bella canción de Henry Mancini que Audrey canta con su guitarra en la película Desayuno con diamantes ante la mirada atenta de George Peppard:

Moon river, wider than a mile
I’m crossin’ you in style some day,
Old dream maker, 
You heartbreaker …
Wherever you’re goin’, 
I’m goin’ your way.

Two drifters, off to see the world
There’s such a lot of world to see
We’re after the same rainbow’s end 
Waitin’ ‘round the bend …
My huckleberry friend, 
Moon River, and me.

 

Para poder entender el sentido de la letra quizás sería de sumo interés leer la página

http://www.sineris.es/moon_river.html

de la que recalcamos el diálogo del autor de la letra, Johnny Mercer, con Audrey intentando convencerla para que cantara la canción que Mancini había compuesto para ella

—Muy pocas cosas soy capaz de echar de menos. Estoy muerto por dentro. Soy sólo un soplo de aire. Frívolo. Mezquino. Insulso. Degenerado. Mentiroso. Pero yo tenía amigos. Amigos. De esos de los que uno se echa a llorar sólo de recordarlos. De los que se llevaron algo que tenía aquí dentro y que ahora me falta. No tiendo a la melancolía. No tengo sensibilidad suficiente para echar de menos nada… Pero echo de menos a mis amigos, con los que iba a recoger arándanos. Los invencibles. Los niños libres de este mundo. De esa época en la que aprendimos a levantarnos felices entre raspones y cardenales. Mis amigos de los arándanos: My huckleberry friends.

Dicho esto, recogió su chaqueta y sin decir palabra, salió de la sala mientras el sudor le marcaba en las axilas de su camisa barata por el esfuerzo de la confesión.

Audrey, siempre dulce, siempre dispuesta, siempre Audrey, tuvo que hablar con la productora, que estaba empeñada en quitar la escena de la ventana porque, además de lo sugerente, estaba mal cantada según los especialistas del gremio. Por una vez, fue clara y cortante como el hielo, hasta el punto que su frase fue recogida por todos los cronistas:

—¿Quitar la escena? Por encima de mi cadáver…

 

También ayuda la interpretación que aporta como comentario a la letra de Frank Sinatra (se puede escuchar ahí también su versión) la página http://www.ompersonal.com.ar/singinggrammar/moonriver.htm

Y, por supuesto, imaginarse, aparte de la escena de la película, la evocadora imagen de un río caudaloso que, a la luz nostálgica de la luna, se presenta como una línea que hay que vadear porque separa de su ideal a dos íntimos amigos o amantes, vagabundos en busca del mundo soñado representado por el final misterioso de un arco iris que les aguarda:

Ancho Río de luna, 
Algún día te cruzaré a nado,
viejo creador de sueños,
devastador de corazones …
Seguiré tu cauce
adonde quiera que vayas.

Dos aventureros dispuestos a descubrir el mundo,
un mundo con tanto para ver.
Ambos buscamos el mismo final del arco iris
que nos aguarda a la vuelta de la esquina …
Mi fiel amigo,
río de luna y yo.

 

Ya la habíamos escuchado en YouTube e incorporado a nuestro repertorio en un arreglo de autor desconocido. De entre las veces que la hemos cantado podemos recordar la de Cangas de Narcea en 2012 que cantábamos así entonces.

 

Para acabar con un buen sabor de boca dejamos aquí la hermosa interpretación de Voces para la Paz en la que participamos el año pasado

 

Anuncios