Se levanta uno a veces con unas extrañas asociaciones a las que no hay modo humano de resistir. Tal es el caso de esas músicas, palabras o frases pegajosas que, oportuna e importunamente, se nos vienen al pensamiento sin ton ni son, únicamente por esa adherencia, tan cara a los publicistas, por  la que no hay manera de huir del pertinaz martilleo con que nos acosan.

Es a menudo único remedio de fuga el caer de una en otra, tal como hacía constar  el humorista  Wenceslao Fernández Flórez en su Novela número 13, donde recogía la humorística (de humor negro, sin duda) reflexión acerca de la bondad de nuestra guerra civil por haber sido capaz de vencer a fuerza de hambre un asqueroso sabor a sardina de lata añeja que se había afincado en el paladar de unos de los protagonistas. De semejante manera andábamos nosotros gozosos de haber lanzado por la borda la obsesiva repetición subliminal de la –por otra parte hermosa- palabra gobernalle por la de la odiosa frase de relleno tan frecuentada por todos los presentadores y tertulianos, como no podía ser de otra manera, cayendo en la insufrible y atenazadora tela de araña de la música o tortura, pretendidamente primaveral, del anuncio  del Corte Inglés.

Aimg1-57fortunadamente para nuestra salud mental, este viernes santo apareció, desde el alba temprana que frecuentamos, con un concomitante parpadeo entre las palabras latinas Officium hebdomadae sanctae y el soniquete del gregoriano Nunc dimittis servus tuum in pace, relativas ambas a nuestro gran músico, Tomás Luis de Victoria.

Así que, munidos de tan poderosa herramienta sustitutiva, y pertrechados con la ayuda de Internet, nos refugiamos, libres ya de la pesadilla de adhesivas e inútiles asociaciones, en la personalidad del inmortal abulense:

http://es.wikipedia.org/wiki/Tom%C3%A1s_Luis_de_Victoria

http://es.wikipedia.org/wiki/Cecilianismo

http://www.biografiasyvidas.com/biografia/v/victoria.htm

 Y de su obra:

http://www.filomusica.com/filo65/officium.html

http://imslp.org/wiki/Category:Victoria,_Tom%C3%A1s_Luis_de

http://www.hagaselamusica.com/ficha-obras/misas/officium-hebdomadae-sanctae/

http://cvc.cervantes.es/obref/fortuna/expo/musica/musi014.htm

Nunc dimittisLa edición digital de El País nos proporcionó un estupendo  e inspirador artículo , de Manuel Fraijó, del que tomamos esta frase:

“Mientras la música triunfe sobre el odio y la guerra habrá un resquicio para la esperanza”

Así que, una vez más, incidimos en este músico inmortal al que ya nos habíamos referido el 4-2-2015 con ocasión del O magnum mysterium en relación con su importancia dentro de la lucha de la iglesia católica romana por presentar una reforma religiosa contra la propiciada por el protestantismo luterano. También habíamos empleado no poco tiempo en recoger obras de dicho maestro para interpretar en conmemoración de su centenario. Por todo ello seguimos constatando cuánto nos sentimos en deuda con tan gran compositor, no solo por el placer de cantar su música sino también por el reto que supone para nosotros el hacerlo, luchando siempre con la afinación, la atención a todas las voces y la correcta administración del volumen de cada cuerda.

De entre toda la abundantísima información que encontramos, esta vez hemos leído con especial interés las consideraciones del papa Pio X acerca de la música sagrada y las de Juan Pablo II cien años después para afirmarnos en la convicción de que, desde nuestro punto de vista de meros aficionados no especialistas en música religiosa, la música de este periodo, como la de cualquier otro, es algo que tiene más que ver con el placer que nos proporciona que con la implicación en el ámbito religioso en que a veces la interpretamos.

De nuevo, ya en breve, retomaremos unas pocas obras de Tomás Luis de Victoria para descubrir una vez más cuánto nos queda aún por aprender de ellas tras tantas veces como las hemos retomado.

Anuncios