Coro_CiudaddelosPoetas_Lisboa_011Hablábamos últimamente de la sorpresa que, esperada, propicia la esperanza a quien la espera. En efecto, estar abiertos a la sorpresa da a la vida un horizonte en el que uno tiende la mirada convencido de que tras cualquier recodo puede existir algo que nos enriquezca.
Pero, no bien lo habíamos escrito, se nos vino al recuerdo algo que nos hizo reflexionar sobre la sorpresa que acecha a quien es objeto de una emboscada, En esos casos uno no quiere ser sorprendido por la insidia del depredador. A ese propósito desempolvábamos un poemas escrito más de quince años atrás:

Por delante (de la vida)

Se alzó el día de niebla por sorpresa
y yo ya estaba allí
al alba agazapado
y no fui sorprendido.
Vino la espada aguda del dolor,
pero yo estaba ya herido
por mis propias entrañas
y no fui sorprendido.
No dejé que el amor
diera su primer paso
sin que yo ya tuviera los labios entreabiertos
ni que hubiera un paisaje
que yo no hubiera antes buscado
y no fui sorprendido.
Cuando vino la tarde
yo ya había cerrado mi mirada
sobre mi fiel silencio
y no fui sorprendido.
La noche vino ya sobre mi oscuridad
y no pudo enjugar ninguna lágrima
que yo no hubiera ya secado
y no fui sorprendido.
Y en la franja estrechísima del alba
planté mi libertad
antes de que la vida pudiera esclavizarme.

Nunca hui de la vida;
únicamente fui por delante
pues ser libre no siempre es elegir
sino abrazar lo inevitable
y no ser sorprendido.

Los grupos corales como el nuestro, en donde se dilatan experiencias durante muchos años, acumulamos multitud de acontecimientos inesperados, algunos irreparables y definitivos, otros acaso también irreparables y dolorosos pero no letales. Por supuesto que los hay gratos, como encuentros o sucesos venturosos que vienen a ser respuesta a la disposición de quien se enfrenta a la realidad con los brazos abiertos

Probablemente nuestra disposición de apertura o de prevención ante las sorpresas múltiples de la vida sean debidas a esa impredecible cualidad de lo que la vida y sus circunstancias nos deparan. Ya lo cantábamos en esta majestuosa entrada coincidente con su impresionante epílogo:

Fortuna imperatrix mundi    Fortuna, emperadora del mundo

O Fortuna,                           Oh, Fortuna
velut luna                            como la luna
statu variabilis,                    variable en su estado,
semper crescis                     siempre creces
aut decrescis;                      o decreces;
vita detestabilis                   vida detestable
nunc obdurat                      a veces se dilata
et tunc curat                      y luego se detiene
ludo mentis aciem,             con el juego de la mente,
egestatem,                         la pobreza
potestatem                        y el poder
dissolvit ut glaciem.            disuelve como a hielo.
Sors immanis                     Suerte cruel
et inanis,                            y vacía,
rota tu volubilis,                  rueda giratoria,
status malus,                      mal estado,
vana salus                           salud vana
semper dissolubilis,              siempre disoluble.
obumbrata                          ensombrecida
et velata                             y velada
michi quoque niteris;           también te me brillas;
nunc per ludum                  a veces por juego
dorsum nudum                    soporto el desnudo torso
fero tui sceleris.                   de tu maldad.
Sors salutis                          La suerte de la salud
et virtutis                            y la de la fortaleza
michi nunc contraria,           a menudo me son adversas,
est affectus                         el afecto
et defectus                          y el defecto
semper in angaria.               siempre están en juego.
Hac in hora                          En esta hora
sine mora                            sin tardanza
corde pulsum tangite;           tocad el pulso del corazón;
quod per sortem                   cuanto por la suerte
sternit fortem,                      derriba al fuerte,
mecum omnes plangite!        llorad conmigo todos.
Podemos escucharlo para terminar

Anuncios