Hace ya muchos años llamaba la atención en los mercadillos y puestos callejeros la actuación de improvisados vendedores-artistas que eran capaces de arrancar notas sublimes a sencillos instrumentos. Tales eran los casos del famoso “Nicanor tocando el tambor”, la ocarina artesana o la flauta de agua. Naturalmente, cuando uno caía en la tentación de adquirirlos comprobaba inmediatamente la distancia inconmensurable existente entre lo que se nos vendía y lo que comprábamos.

La verdad es que siempre parecía más sencillo lo más pequeño si se comparaba con lo más grande. De ahí que –además de por su precio- uno se sentía atraído más por flautas dulces o armónicas que por pianos o violonchelos. Pocos aficionados a la música podían resistirse a la tentación de adquirir una armónica y practicar con ella. Aunque uno tiene que agradecer a un compañero leonés que inició su enseñanza simulando una armónica con un palo en el que había señalado las notas de la escala y su calidad de aspiradas o sopladas, lo cierto es que hasta que un entusiasta profesor del colegio formó una elemental orquesta de armónicas, no nos fue posible disfrutar de ellas. El tiempo y su olvido hicieron que todo aquello quedara atrás no sin antes dejar su inevitable huella.

Todos esos recuerdos nos han sobrevenido con la noticia de la muerte a sus noventa y cuatro años de unos de los mejores armonicistas de la historia:  Jean-Baptiste Frederic Isidore  Thielemans, más conocido por Toots Thielemans (Página oficial: http://www.tootsthielemans.com ).

Podemos remitirnos a la noticia y a algunas semblanzas de su vida en

http://www.elmundo.es/cultura/2016/08/22/57bab88b22601df0558b457e.html

http://www.lanacion.com.ar/1930467-murio-toots-thielemans-el-rey-de-la-armonica-en-el-jazz

http://es.euronews.com/2016/08/22/muere-toots-thielemans-el-rey-de-la-armonica

http://cultura.elpais.com/cultura/2016/08/22/actualidad/1471855789_275604.html

Y disfrutar con algunas grabaciones suyas en:

Imagine, de John Lennon (a partir de 1:30)

autumn leaves – toots thielemans & kenny Werner

What a wonderfull  world – toots thielemans & kenny werner

O esta, mil veces escuchada, introducción a Barrio Sésamo:

Pero quizás nosotros podríamos recordar  a tan gran artista oyéndole  en el acompañamiento a esta canción de nuestro repertorio:

Henry Mancini – Moon River “Mix” (Breakfast At Tiffany’s)

Descanse en paz tras tan dilatada y fructífera vida este excelente músico.

 

Anuncios