Leonard Cohen aunó en un gran hombre la música y la poesía.

Para confirmarlo bastaría recordar su memorable discurso de hace cinco años en la concesión del premio Príncipe de Asturias ;

En él, además de agradecer su poesía y su música a Lorca y a su profesor español suicida, manifestaba que “jamás hay que lamentarse y si alguien quiere expresar la grande e inevitable derrota que a todos nos espera deberá hacerlo dentro de los límites estrictos de la dignidad y la belleza”

Desde el punto de vista del canto coral no conocemos más que una adaptación de su Solstice y varias de su  Hallelujah
solstice-parthallelujah

Podemos escuchar esta última canción en su propia interpretación:

En la del grupo Pentatonix:

o en la de BonnVoice

Muchas son las estrofas que de su ingente producción poética podrían tomarse para rendirle un siempre corto homenaje. Nos limitaremos a dos:

Una  de The Teachers (Profesores):

I met a man who lost his mind
in some place I had to find
Follow me the wise man said
but he walked behind.

(Me encontré a un hombre que perdió su mente
en un lugar que yo debía encontrar.
Sígueme, me dijo aquel hombre sabio,
pero él se quedó detrás de mí.)

O este otro:

Comme un oiseau sur la branche
comme un ivrogne dans la choeur de la nuit
j’ai cherché ma liberté.
Like a bird on the wire
like a drunk in some midnight choir
I have tried in my way to be free.

(Cual pájaro en la rama,
cual beodo en el coro de la noche
busqué mi libertad.
Cual pájaro en un cable,
como un borracho en un coro nocturno,
he intentado ser libre a mi manera.)

Podemos acabar con su despedida:

Hineni. I`m ready, my Lord” Heme aquí. Estoy preparado, Señor-

 

Descanse en paz este hombre sencillo, grande y bueno.

Anuncios