Hay lealtades que superan el concepto de rutina. La rutina es algo acostumbrado que se repite sin otro sentido ni otra motivación que la costumbre; la lealtad, en cambio, vivifica lo que la rutina repite mecánicamente.

Tal es el caso de nuestra anual visita a Recas para cantar en la Misa organizada en la Iglesia Parroquial de San Pedro Apóstol por la Hermandad del Cristo de la Buena Muerte. Como venimos haciendo últimamente, cantamos desde el coro de la iglesia nuestras sentidas interpretaciones de la mejor música religiosa compuesta para tales eventos a las que este año añadimos la bellísima pieza “Lascia ch’io pianga” acompañando al emocionante solo de nuestra directora.

El resultado fue satisfactorio y nos permitió, una vez más, esos momentos de participación coral tanto musical como gastronómica en la comida posterior en Yunclillos.

Felicitaciones cordiales a organizadores y participantes.

Anuncios