Quizás no sean las páginas de una coral el lugar más adecuado para recordar a una de las más grandes escritoras actuales en castellano, pero el canto fúnebre debido a su temprana muerte a la par que la espléndida y comprometida armonía de sus escritos son al menos una excusa que entendemos suficiente para escribir unas líneas en su recuerdo.

Dejaremos aquí el título de una obra suya que tiene que ver con la música: Malena es un nombre de tango”. Rodada también en una película:

Ojalá desde el otro lado Magdalena le cante el tango más triste que aquí nosotros le debemos.

 No hallamos mejores palabras que los versos de su marido Luis García Montero:

“…Y recuérdame luego

Los días que son días porque alguien me ama

O acaso

Porque tú me prefieres.”

Ni mejor música que el impresionante Requiem de Verdi que interpretaban así el Orfeón Donostiarra y la Orquesta Sinfónica de Galicia dirigidos por Víctor Pablo Pérez:

Tampoco habrá jamás mejor dedicatoria que la clásica latina adaptada: “Sit illae terra levis”

Encuentra, Almudena, en esa tierra acogedora la paz de un descanso merecido:

“Requiescat in pace”.