Cantamos hoy en un funeral

 

 

Como resulta frecuente en todas las agrupaciones corales, se ha solicitado nuestra intervención en una ceremonia religiosa. Se trata de cantar en una misa funeral. No solemos plantearnos ninguna reflexión acerca del hecho de participar en eventos exclusivos de una determinada confesión religiosa cuando se trata de costumbres profundamente arraigadas en nuestra propia cultura.

La verdad es que, dado que nuestra actividad en calidad de aficionados a la música coral es eminentemente aconfesional, entendemos nuestra participación como exenta de cualquier pretensión activa de fomento de los propósitos inherentes a las propias ceremonias. Se trata sin duda de ceremonias no proselitistas que más bien se enmarcan en motivaciones de apoyo a determinadas personas que consideran procedente esa manifestación religiosa y solicitan nuestra colaboración.

La música es un arte tan eficaz en su calidad de exponente de emociones colectivas que ha dado lugar a innumerables obras destinadas a ensalzar sentimientos patrióticos, amorosos, transcendentes, religiosos, reivindicativos o de cualquier otra índole íntima. De hecho, dentro del repertorio religioso que ejecutamos en todas estas ceremonias laten siempre elevados sentimientos que el compositor pretendió plasmar en su obra.

Y ya, por referirnos a nuestra actuación de hoy, es el caso del poema del franciscano del siglo XIII, Jacopone da Todi, escrito para resaltar el sufrimiento de María ante la terrible visión de su hijo crucificado:

Stabat mater dolorosa                                                                                       juxta crucem lacrimosa                                                                                     dum pendebat filius.

(Estaba de pie la madre sufriendo                                                                            llorando al lado de la cruz                                                                             mientras su hijo estaba colgado)

La versión que interpretamos es debida al húngaro Zoltán Kodály (1882-1967) y alterna el canto gregoriano con su versión coral en las sucesivas estrofas.

Igualmente sucede con la obra del italiano contemporáneo Giuseppe de Marzi (1935-) compuesta en 1958 a petición de Ezio Ferrari, primer tenor de su coro I Crodaioli, para conmemorar el fallecimiento del compañero Bepi Bertagnoli sepultado por un alud en el alto Valle de Chiampo en 1951:

Dio del cielo,
Signore delle cime,
un nostro amico
hai chiesto alla montagna.
Ma ti preghiamo:
su nel Paradiso
lascialo andare
per le tue montagne.

Santa Maria,
Signora della neve,
copri col bianco,
soffice mantello,
il nostro amico,
il nostro fratello.
Su nel Paradiso
lascialo andare
per le tue montagne.

(Dios del cielo,
señor de las cumbres
has reclamado a la montaña
un amigo nuestro.
Pero te suplicamos
que allá arriba en el paraíso
lo dejes caminar
sobre tus montañas.

Santa María,
señora de la nieve,
cubre con el blanco
y suave manto
a nuestro amigo
y hermano nuestro.
Allá arriba en el paraíso
déjalo caminar
sobre tus montañas)

Cantaremos luego la composición apócrifa del abulense Tomás Luis de Victoria (1548-1611)compuesta sobre la letra latina oficial: “Ave Maria gratia plena, Dominus tecum…

A continuación interpretaremos el “Sanctus” tomado de la “Misa en C” del francés Charles Gounod (1818-1893) seguido del canon del alemán Melchior Franck (c. 1579 – 1 June 1639):

Da pacem Domine in diebus nostris

(Danos la paz, Señor, en nuestros días).

Tendremos ocasión de escuchar entre medias al órgano algún fragmento del conocido Adagio, atribuido al veneciano Tomaso Albinoni (1659-1751) pero seguramente compuesto en 1945 por el musicólogo de origen italiano Remo Giazotto (1910-1998).

Por último cantaremos dos piezas: la primera es un pequeño motete musical compuesto por el austriaco Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791)sobre el breve himno eucarístico homónimo que data del siglo XIV y se atribuye al papa Inocencio VI:

Ave verum corpus natum                                                                                      De Maria Virgine,                                                                                             Vere passum, immolatum                                                                                      In cruce pro homine,                                                                                           Cujus latus perforatum                                                                                       Unda fluxit et sanguine,​                                                                                     Esto nobis praegustatum                                                                                      In mortis examine.

(Salve, Verdadero Cuerpo nacido                                                                           de la Virgen María,                                                                                                   verdaderamente atormentado,                                                                      sacrificado en la cruz por la humanidad,                                                                 de cuyo costado perforado                                                                                fluyó agua y sangre;                                                                                           Sé para nosotros un anticipo                                                                                en el trance de la muerte.)

Y la última la coral (Nº 10) de la segunda parte de la cantata 147 del alemán Johann Sebastian Bach (1685-1750) con letra escrita por Martin Jahn en1661:

Jesus bleibet meine Freude,
Meines Herzens Trost und Saft,
Jesus wehret allem Leide,
Er ist meines Lebens Kraft,
Meiner Augen Lust und Sonne,
Meiner Seele Schatz und Wonne;
Darum lass ich Jesum nicht
Aus dem Herzen und Gesicht.

(Jesús sigue siendo mi alegría,
consuelo y savia de mi corazón,
Jesús me defiende de toda pena,
Él es la fuerza de mi vida,
el gozo y el sol de mis ojos,
el tesoro y el prodigio de mi alma;
por eso no quiero a Jesús
fuera de mi corazón y mi vista.)

En fin, recordamos que en algún ensayo relativo a una de nuestras colaboraciones en el canto del Mesías, de Händel nos decía el director que mientras cantábamos esa obra nos tendríamos que convertir en los más fervientes depositarios de la más profunda sensibilidad religiosa.

Claro que es quizás lo mismo que le sucede a un actor cuando ha de interpretar verosímilmente un personaje de una obra. Lo que no quita que algunos coincidan sinceramente con el mismo sentimiento de esa misma persona.

Acaso no sería escasa motivación tener presente la reciente ausencia definitiva del inmenso científico británico Stephen Hawkings en nuestra música de hoy.

Anuncios

Cuarto centenario de Joan Cererols

No sabíamos nada del compositor catalán del siglo XVII, Joan Cererols. Gracias a Pedro hemos podido saber de él y del grupo Transbaroque que conmemora su cuarto centenario con una estupenda actuación:

TRANSBAROQUE-18

 

Transcribimos los datos siguientes de su página https://www.trans-baroque.com/ :

“UNA SEMANA SANTA EN LA CATALUÑA DEL XVII Joan Cererols, 400 aniversario

De 12 a 16 de marzo

Para Semana Santa, Transbaroque, en su recorrido por la costa barroca del Mediterráneo, deja el ancla en el puerto de Barcelona. No podía ser de otra forma, siendo el año 2018, el 400 aniversario de uno de los compositores más relevantes del siglo XVII en la península.

Sabemos poco de la vida de Joan Cererols (Martorell, 1618 – Abadía de Montserrat, 1680), pero tenemos documentos que confirman que estuvo unos meses en Madrid, en 1648, enviado por su maestro Joan March (1582-1658) para participar en la creación del monasterio de Montserrat, o Montserratico. Este templo se construyó por iniciativa de Felipe IV para acoger a los refugiados que huían de la insurrección catalana. Hoy en día queda la iglesia de Montserrat en la calle San Bernardo de Madrid, construida a partir de 1668 hasta 1740 y muy representativa de un barroco español tardío.  

La Misa pro Defunctis de Joan Cererols es una obra que nos sitúa en pleno siglo XVII (1650-51), entonces, antes de las grandes influencias borbónicas. El estilo de esta misa reposa sobre una alternancia de canto gregoriano y polifonías sofisticadas que se materializan en el complejo juego de líneas melódicas propias a cada voz. Cada cantante tiene su voz doblada por un instrumento musical en un arreglo pensado, por y para Transbaroque, de una de las múltiples formas que se pudo oír en el siglo XVII. La música religiosa, en reacción a las novedades llevadas por la música profana, tendrá tendencia a encerrarse en un conservadurismo que, en el caso de esta misa, se identifica con un estilo fuertemente influenciado por la música del renacimiento. Nos recordará la música de Francisco Guerrero (1528-1599, Cf. El Oro barroco de Andalucía) o también Tomás Luis de Victoria (1548-1611), que fue el maestro de Joan March, maestro de la escolanía de la Abadía de Montserrat, profesor y antecesor de Cererols en el mismo cargo prestigioso. Transbaroque quiere mostrar con su interpretación que, con la evidente solemnidad de esta misa, convive una sensualidad que nos recuerda en todo momento lo más importante, lo más trascendental: la resurrección de Cristo.

La Ouverture en fa Mayor de Manuel Pla, en fuerte contraste con la Misa de Cererols, permite entender hasta donde evolucionará, un siglo más tarde, la música catalana. Triunfará un estilo borbónico e italiano, brillante y casi frívolo, que podemos comparar con los conciertos para violín italianos y preclásicos de Maria-Laura Lombardini (cf. Mujeres en Las Luces 2). Esta obra esta escrita originalmente para 2 trombas, 2 violines y bajo continuo, Transbaroque propone su propia versión de esta Ouverture, con unas líneas centrales inventadas por nuestro clavecinista, que vienen a reforzar la estructura principal, sin modificar el estilo y la idea de la obra.”

De entre los casi inagotables fondos de YouTube podemos disfrutar de esta composición de Joan Cererols:

o escuchar a “La Capella Reial de Catalunya – Hespérion XX – Director: Jordi Savall.” en

Para acabar traemos estas dos grabaciones de la Escolanía de Montserrat:


Caminamos: Antonio Machado y Joan Manuel Serrat de la mano.

Por muchos conceptos nuestra coral está unida al poeta Antonio Machado al que ya hemos aludido en varias ocasiones desde estas páginas. En una de ellas, hace ya un par de años, con motivo de nuestra celebración anual de la Primavera de la música, nos referíamos a la  interpretación de la partitura Cantares que hacía la coral Andrés Segovia, de Linares, y que estamos incorporando nosotros actualmente a nuestro repertorio.

La letra de dicha obra forma parte de la obra del poeta titulada Proverbios y cantares, que puede leerse en la Biblioteca Virtual Universal y que el cantautor Joan Manuel Serrat recoge en el primer corte de su disco de 1969: Dedicado al Poeta antonio Machado, poeta. En el hay tres estrofas originales del poeta:

 

XLIV
Todo pasa y todo queda,
pero lo nuestro es pasar,
pasar haciendo caminos,
caminos sobre la mar.

I
Nunca perseguí la gloria,
ni dejar en la memoria
de los hombres mi canción;
yo amo los mundos sutiles,
ingrávidos y gentiles
como pompas de jabón.
Me gusta verlos pintarse
de sol y grana, volar
bajo el cielo azul, temblar
súbitamente y quebrarse.

XXIX
Caminante, son tus huellas
el camino, y nada más;
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante, no hay camino,
sino estelas en la mar.

 

y las completa con otras tres suyas donde incorpora los versos originales caminante no hay camino,/ se hace camino al andar

 

Hace algún tiempo, en ese lugar
donde hoy los bosques se visten de espinos,
se oyó la voz de un poeta gritar:
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar,
golpe a golpe, verso a verso.

Murió el poeta lejos del hogar,
le cubre el polvo de un país vecino.
Al alejarse le vieron llorar,
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar,
golpe a golpe, verso a verso.

Cuando el jilguero no puede cantar,
cuando el poeta es un peregrino,
cuando de nada nos sirve rezar,
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar,

golpe a golpe, verso a verso.

Se puede escuchar (merece la pena seguir con los otros cortes) en

La partitura que interpretamos – cuya copia digital minuciosa, como tantas otras veces, tenemos que agradecer a José Luis Blasco- se corresponde con la versión coral facilitada por el Coro de la Universidad Nacional de la Patagonia Austral (Argentina).

Es justo -máxime tras la jornada reciente de reivindicación feminista- hacer constar que todas las numerosas interpretaciones corales de esta obra son debidas a un arreglo de Liliana Cangiano, excelente compositora y directora, hecho en 1991, seis años antes de que falleciera prematuramente en Buenos Aires con 46 años de edad (dentro de cuatro días se cumplirá el vigésimo primer aniversario de su muerte).

Quede aquí constancia de un merecido recuerdo a toda su obra.

Dejamos aquí un par de interpretaciones corales de su arreglo

Entre el “Día Internacional de la Mujer” y la “Copla del mecedor”

Próximo ya nuestro viaje coral a Málaga, nos disponemos a aprender un canto popular de dicha región, conocido como Copla del mecedor, en versión coral de José Luis Blasco.

Su letra dice:

La niña que está en la bamba
se parece a San Antonio
y la que la está meciendo
al mismísimo demonio.

Nada más empezar a ensayarla surgió inevitable la pregunta sobre el significado de bamba. La respuesta es columpio y si alguien quiere profundizar en el tema no tiene más que acudir al completísimo libro AL VAIVÉN DEL COLUMPIO, Fiesta, coplas y ceremonial donde puede leer en Pdf 184 páginas detalladísimas sobre el tema.

El tema es de fondo infantil, como ya conocíamos por la canción de Victor Manuel en

Por eso la partitura que comentamos viene recogida con ese carácter en la música original del gran músico catalán Eduardo Toldrá.

El número V de la obra de Toldrá Doce canciones españolas recoge nuestro tema con el título “La Bamba” del que puede escucharse una muestraen https://es.napster.com/artist/francisco-poyato/album/eduard-toldra-integral-de-cant-i-piano/track/doce-canciones-populares-espanolas-v-la-bamba

Las coplas de mecedor se cantaban mientras varias muchachas jóvenes no casadas eran balanceadas (mecidas) en un columpio (mecedor) por sus amigos durante la estación de la vendimia, entre agosto y octubre de cada año.
Los jóvenes hacían el columpio entre dos fuertes ramas de un árbol cercano a la
casa de campo; usaban para ello cuerdas gruesas y tablas de madera.
El joven no casado que mecía a la muchacha no casada pretendía tenerla por amiga o novia.

Dado que hoy se celebra a nivel mundial con carácter reivindicativo el Día internacional de la mujer, podemos aprovechar para considerar esos temas que, como los reflejados en las letras populares que hoy tratamos, suponen una peculiar manera de referencia a la mujer casadera que se exhibe ante sus posibles pretendientes masculinos en clara dependencia de la iniciativa de ellos.

Apoyaremos esta celebración aunque sea tomando por los pelos el tema de la partitura que comentamos.

Asturias. Un nostálgico recuerdo de hace seis años

Todos los idiomas conservan palabras cargadas de historia y de sentimientos. Una de las que en español le parecen más significativas a este humilde testigo de las andanzas de nuestra coral, es la palabra nostalgia que aúna desde el griego los vocablos nostos (regreso) y algos (dolor), algo así como la pena que surge por el deseo humano irresistible de superar la finitud y la temporalidad para revivir las instancias felices de su existencia y eternizarlas.

Entre esas instancias memorables está sin duda el viaje que nuestra coral realizó, casi por estas mismas fechas, en 2012 a Asturias. Allí, anotábamos en la clara madrugada reflexiones como estas:

Mar y nubes son siempre diferentes.
Unos pocos kilómetros nos bastan
para rememorar sitios y tiempos
sobre los que se asienta la distancia.

(Luarca. Domingo, 18 de marzo de 2012)

Llevamos allí nuestra música y nos trajimos la bella inmensidad del Cantábrico y el hondo verdor de los paisajes asturianos. Faltaban entonces seis meses para que desde la bella ciudad de Luarca se marchara definitivamente, vencido a sus 83 años por insuperable enfermedad, el abogado Román Suárez Blanco, autor de este poema cuajado de leyendas:

Dicen que Luarca nació sirena
una alborada a la pleamar
y enamorada se quedó en tierra,
dormida en brazos de Camboral.
Dicen que aún queda
huella en la arena
las noches claras de bajamar
y que se mueve polvo de estrellas
por el camino que abrió la mar.

Yo lo quiero saber,
cuéntame la verdad
si nació Luarca en la espuma
o si fue rayo de luna
que reverberó en la mar.
Yo lo quiero saber,
cuéntame la verdad

Dicen que, un día, de la montaña
bajó una xana que quiso amar
y que era Luarca y enamorada
quedó del bruxo del manantial.
Y tierra adentro penan las xanas
por Luarca que no volverá
llorando el río que, hacia la playa,
entre la noche canta al pasar.

Yo lo quiero saber,
cuéntame la verdad
si nació Luarca en la espuma
o si fue rayo de luna
que reverberó en la mar.
Yo lo quiero saber,
cuéntame la verdad

Por eso Luarca tiene dos almas:
una en la Braña y otra en la mar
y tiene dos corazones, Luarca,
uno que espera y otro que va.
Y cuando Luarca a sus hijos llama
porque le abruma la soledad,
unos contestan aquí en la tierra
y otros responden allende el mar.

Seis años después nos encontramos con el registro en YouTube, hace unos pocos días, de este mismo poema al que José Fernández Avello, hermano de nuestra compañera Luisa Fernanda, de la cuerda de sopranos, le compuso una hermosa música:

Quizás sea todo lo anterior motivo de nostálgico recuerdo de pasadas actuaciones plagadas de fecundas y enriquecedoras experiencias que, a buen seguro, no nos seguirán faltando.

 

 

 

 

Nuestro repertorio es tan variado que incluye tanto obras de prestigiosos compositores de música coral clásica y moderna como de música popular española y extranjera.

En una de esas últimas situaciones nos encontramos ahora con una sencilla composición popular canaria titulada “Parranda”. En ella, tras una introducción:

“Canta el rondador”

Cantamos:

“En el hueco de mi timple
hay un canario escondido,
es el canario que canta
un canario enternecido.

Parranda, parranda, parran, parrandero,
parranda, parranda, parranda de amor.
Cantamos la isa vivito y ligero
parranda, parranda de mi corazón.

El canario en el arroyo,
el mirlo en el zarzal,
mi corazón en el tuyo,
el tuyo no sé con cual.

Para que me quieres, para que me engañas
para que me dices que vuelva mañana.

El canario cuando canta
canta con muchos matices
y tú me partes el alma
con las cosas que me dices.
El canario cuando canta
primero toma el alpiste.”

 

Como tantas otras veces en las que nos enfrentamos a música popular, nos llama siempre la atención el estilo transparente y directo de las letras que incorporan, casi siempre referidos a temas festivos habituales en su entorno. No hemos podido menos que relacionar este hecho con la lectura que -gracias a esta maravilla de obras que internet nos presenta en su inconmensurable acervo- hacíamos de la obra (disponible en

http://www.biblioteca-antologica.org/es/wp-content/uploads/2017/10/TIMONEDA-El-sobremesa-y-alivio-de-caminantes.pdf ,

en

http://bdh-rd.bne.es/viewer.vm?id=0000113333&page=1

y en

http://parnaseo.uv.es/Lemir/Textos/Sobremesa/Frames.html ):

TIMONEDA, JOAN DE (CA.1520-1583) EL SOBREMESA Y ALIVIO DE CAMINANTES: CUENTOS BREVES:

(El Sobremesa y Alivio de caminantes, de Joan de Timoneda, en el qual se contienen affables y graciosos dichos, cuentos heroycos y de mucha sentencia y doctrina. Agora de nuevo añadido por el mismo autor, assí en los cuentos como en las memorias de España y Valencia.)

en cuya segunda parte podemos leer el

CUENTO XXXXV

Porque ciertos criados del presidente de Cáliz llamavan traydores a unos reconciliados, fuéronse a quexar, y, en oyr la causa, respondió el presidente assí, mostrando que estava bien dicho: “No hos maravilléys, amigos míos, que estos mis criados son tan torpes y rústicos de ingenio que no saben dezir sino al pan, pan, y al vino, vino. Yd con Dios, que yo los castigaré.”

Si alguien quiere profundizar en la expresión al pan, pan, y al vino, vino, sobre todo en el aspecto de la relación entre lenguaje directo y figurado puede leer https://abrantextos.blogspot.com.es/2018/02/lenguaje-figurado-vs-lenguaje-literal.htm.l En todo caso, desde estas líneas consideramos solamente algunos aspectos que nos parecen más relevantes para referirnos a esta canción del folclore canario que pretendemos incorporar a nuestro repertorio.

Para la palabra parranda, aunque el diccionario de la Academia la considera de etimología incierta, tomamos como válida la etimología que recoge el insustituible diccionario etimológico de Corominas y que remite a farra. En ella propone su origen, probablemente onomatopéyico, a través del portuguésdesde el eusquera, farra o parra (risa). Eso quiere decir que estamos en un ambiente festivo de fondo amoroso -de amor no correspondido- donde se mencionan instrumentos y melodías locales como timple e isa y, sobre todo, se juega con el doble significado de canario como pájaro y como gentilicio de los habitantes de las islas canarias.

La música es sencilla y agradable con una armonización que va dando el protagonismo a diferentes voces mientras deja para las otras un acompañamiento rítmico.

Como tantas otras veces, habrá que agradecer al trabajo riguroso de Blasco&Oliveira en www.atrilcoral.com que tanto nos facilita el trabajo de aprendizaje de nuevas partituras.

Dos días después de la actuación.

Cuando una coral como la nuestra actúa dentro de un ciclo de conciertos como los que organiza la Federación Coral Madrileña somos conscientes de que no intentamos nada pretencioso, sino contribuir modestamente, de acuerdo con nuestras posibilidades, a la actividad cultural que, como en tantos otros casos se ofrecen a un público sencillo y entusiasta.

Una vez más hemos podido comprobar la respuesta positiva de dicho público que asiste a este tipo de actividades con la mejor de las disposiciones para pasar un rato agradable y contribuir con ello a la mejora del ambiente cultural que poco a poco se va abriendo camino en medio de la vida ordinaria de nuestras ciudades.

Todo ello es claramente positivo tanto para los grupos actuantes que vemos la posibilidad de motivarnos con ello para seguir con nuestro esfuerzo por mantener nuestra afición musical, como para mucha gente que disfruta gratuitamente del fruto de dicha afición por parte de los grupos corales.

Como parte de esa aportación, dejamos aquí constancia de una pequeña muestra con el apunte gráfico con el que encabezamos estas líneas y con dos enlaces como testimonio humilde de nuestra aportación de anteayer.

Uno con sonido nada más:

http://www.ivoox.com/bogoroditse-dievo-audios-mp3_rf_23860562_1.html

Y otro con un fragmento del vídeo realizado por la Federación:

https://drive.google.com/open?id=19bEGg4CkuMebtKNu5Mdky8ySfyPOUs_m

Seguiremos intentando contribuir con nuestra afición a que no decaiga el interés por la música coral al menos como hasta ahora viene sucediendo.

Una vez más: O Magnum Mysterium, de Tomás Luis de Victoria

Si hay partituras que nos han acompañado a lo largo y ancho de nuestra actividad coral tenemos esta, de Tomás Luis de Victoria, que, aun después de muchos años incorporamos a nuestras actuaciones con la honda sensación de estar todavía ante un reto que nos sigue dejando la sensación de un objetivo pendiente.

Y es que el O magnum Mysterium representa para nosotros todo una exigencia digna de nuestro mayor esfuerzo.

Ya nos hemos referido varias veces a este motete en estas páginas, pero, a pesar de ello, mientras hacemos referencia a las obras que estamos ensayando para nuestra próxima actuación este sábado, queremos dejar constancia de nuestro compromiso por no dejar en mero cumplimiento su ejecución.

Quede aquí este vídeo como prueba de lo hay detrás de esta obra, engañosamente sencilla:

 

Nunc dimittis servum tuum Domine. Tomás Luis de Victoria

Dentro del Officium hebdomadae sanctae, del abulense Tomás Luis de Victoria una vez más nos encontramos con el Canticum Simeonis que incorporamos al repertorio de obras para nuestra actuación del próximo sábado, 17-2-2017 en la Iglesia Parroquial del Santísimo Cristo de la Salud en la madrileña calle de Ayala, 12, a las 20:15.

La versión oficial latina hecha por San Jerónimo dice:

Nunc dimittis servum tuum, Domine, secundum verbum tuum in pace:

Quia viderunt oculi mei salutare tuum

Quod parasti ante faciem omnium populorum:

Lumen ad revelationem gentium, et gloriam plebis tuae Israel.

No puede uno dejar la reflexión inevitable de que la vida es algo que, quizás por su irrepetibilidad, nos solicita un compromiso en situaciones de mayor importancia. Por eso nos tomamos la molestia de insistir en los aspectos más notables de la misma con la intención de no permitir que se nos escape en vano.

Tal parece ser la convicción del devoto judío Simeón de que vendría un personaje de decisiva influencia en la historia religiosa de su pueblo. La presentación de un niño en el templo de Jerusalén como gesto de consagración habitual de su primogénito por parte de sus padres es el motivo que le hace comprender que su espera se ha concluido y que no necesita buscar otro nuevo aliciente a su vida. Las palabras con que manifiesta esa convicción se han conservado a lo largo de dos milenios y han sido tomadas como inspiración por muchos músicos para sus obras.

En la versión que hace Tomás Luis de Victoria se secuencia el recitado de un verso con la música coral del siguiente. Podemos verlo en

 

Dentro de la aparente sencillez de la obra somos conscientes de que hacer más bello lo sencillo es algo menos sencillo de lo que parece,