Juan de Urrede en el Cancionero de La Colombina

Dentro del cancionero de la Colombina comenzaremos refiriéndonos al compositor flamenco del siglo XV, Juan de Urrede (de Wreede), del que se conservan tres obras en dicho cancionero que pueden verse en YouTube:

Muy triste será mi vida

Muy triste sera mi vida
los dias que non vos viere
mi persona vençida
del dolor de la partida
moriran quamdo muriere.

beviran los tormentos
dados sin mereçimientos
nonmoriran los pensamientos
que convos sienpre e tido(!)

Et pues sea conosçida
mi vida quanto os quiere
y mi persona vençida
del dolor de la partida

Morira quando moriere

Nunca fue pena mayor:

Nunca fue pena mayor
ni tormento tan estrano
que yguale con el dor(!)
que rreçisbo(!) del engaño

Y este conoscimiento
faze mis vidas tristes
en pensar el pensamiento
que por amores me dites(!)
y me faze por mejor
10la muerte con menor daño
que yguale con el dolor
que rrescibo del engaño

 

y, de vos y de mi quexoso:

De vos y de mi quexoso
de vos por que soys esquiua
y de mi que nunca biua
sy dezir mi mal os oso.

[Q]uando soy de vos absente
fallome grand coraçon
y pienso que soy presente
en deziros mi pasion

Mas vuestro gesto sañoso
y presuncion tan esquiua
me faze q[ue] nunca viua
si mi mal dezir os oso.

 

 

De estas obras está disponible la partitura de “Muy triste será mi vida”, del incansable J.Blasco en la versión del Cancionero de Palacio http://www.atrilcoral.com/seravida.pdf

Anuncios

El cancionero de La Colombina

Tras una breve perspectiva histórica en http://www.spanisharts.com/musica/i_polifonia.html podemos centrarnos de nuevo en nuestro siglo XV:

Un cancionero interesante para la historia de la música coral en esa época, anterior incluso al de el Palacio es el conocido con elnombre de “La Colombina”. Podemos leer más datos sobre él en https://es.wikipedia.org/wiki/Cancionero_de_la_Colombina 

en

http://www.cancioneros.si/mediawiki/index.php?title=Sevilla_-_Biblioteca_Colombina_-_7-1-28

Y en

http://www.musicaantigua.com/el-cancionero-de-la-colombina-los-sones-del-final-de-la-edad-media/

De él se pueden escuchar tres temas a Jordi Savall con su Hesperion XX (XXI) en

que incluye estos datos:

“Intérpretes: Hespérion XX & XXI – Director: Jordi Savall.

(http://www.alia-vox.com/)

Jordi Savall on Spotify: https://play.spotify.com/artist/3faEZ…

Jordi Savall on Facebook: https://www.facebook.com/JordiSavallO…

Imágenes: Ciudad de Sevilla – (España).

TEMAS:

(0:00) 1º.- In Exitu Israel (Anónimo).

(1:20) 2º.- Buenas nuevas de alegría (Anónimo).

(2:55) 3º.- Propiñan de Melyor (Anónimo).

 

El Cancionero de la Colombina (Sevilla, Catedral Metropolitana, Biblioteca Capitular y Colombina, Ms. 7-I-28), o Cancionero Musical de la Colombina (CMC), es un manuscrito español que contiene música del periodo renacentista de finales del siglo XV. El manuscrito fue copiado durante el reinado de los Reyes Católicos, posiblemente entre las décadas de 1460 y 1480. Es por tanto anterior al famoso Cancionero de Palacio. Su autoría se debe a un único copista, pero se ignora el centro musical o capilla del que procede.

En el año 1534 fue comprado por el segundo hijo de Cristóbal Colón, el bibliófilo Fernando Colón, quién lo agregó a su riquísima biblioteca sevillana de más de 15.000 volúmenes, conocida como Biblioteca de la Colombina. A su muerte, la biblioteca pasó a la Catedral de Sevilla, donde aún se conserva.

El cancionero contiene actualmente 95 piezas musicales, algunas de ellas incompletas. De ellas 53 permanecen anónimas. Varios de los compositores han podido identificarse por encontrarse sus obras en otros cancioneros, principalmente el Cancionero de Palacio y el Cancionero de Montecassino.

El repertorio del manuscrito es muy variado y entre los géneros musicales representados, encontramos canciones, villancicos, romances y ensaladas. Muchos de los villancicos y canciones son de tema religioso, especialmente mariano. Dos de las piezas son en francés y 12 son composiciones litúrgicas en latín. También se encuentran dos versiones breves del Canto de la Sibila en castellano (Nos 73 y 91: «Juysio fuerte sera dado»).”

El original manuscrito se puede leer en:

http://hz.imslp.info/files/imglnks/usimg/e/ee/IMSLP267350-PMLP433056-cancionero_de_la_colombina.pdf

Del disco de Jordi Savall con su Hesperion XX y el disco “El cancionero de la Colombina” (1991) se puede sacar una idea de varias canciones de dicho cancionero en https://itunes.apple.com/es/album/el-cancionero-de-la-colombina/id325617753

y en

https://www.google.es/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=43&cad=rja&uact=8&ved=0ahUKEwiapZCts-_VAhWMaRQKHcHLDfM4KBAWCDEwAg&url=http%3A%2F%2Fus.napster.com%2Fartist%2Fjordi-savall%2Falbum%2Fel-cancionero-de-la-colombina&usg=AFQjCNEjOQlYasJyLMmLpYxiBjzGaua8-w

 

Intentaremos recoger algunas obras de este cancionero en entradas sucesivas.

 

Aurelio Agustín, obispo de Hipona

Dada nuestra humilde condición de curiosos observadores más que de sesudos investigadores, nos enfrentamos en estos días finales del mes de agosto a una fecha en la que la sabia Wikipedia nos conmemora:

Curiosos hechos tales como:

1920: en Estados Unidos se le reconoce a la mujer el derecho a voto.

1964: en Estados Unidos, el cantautor estadounidense Bob Dylan les hace probar marihuana por primera vez a los miembros del grupo británico de rock The Beatles.

1964: en el área de pruebas atómicas de Nevada (a unos 100 km al noroeste de la ciudad de Las Vegas), a las 9:06 (hora local), Estados Unidos detona a 364 m bajo tierra su bomba atómica Haddock, de 20 kt. Es la bomba n.º 383 de las 1129 que Estados Unidos detonó entre 1945 y 1992.

O los nacimientos de:

1810: Jaime Balmes: filósofo y teólogo español.

1894: Karl Böhm, director de orquesta y músico austriaco.

O las celebraciones en:

Linares (Jaén): Fiestas patronales en honor a San Agustín.

Méjico: Día del abuelo.

O los fallecimientos de:

430: Agustín de Hipona, filósofo y obispo argelino, santo católico.

1987: John Huston, cineasta estadounidense.

Sin embargo a nosotros nos ha llamado especialmente la atención, dentro del santoral católico, de la festividad de San Agustín de Hipona, padre y doctor de la Iglesia (que coincide, como acabamos de reseñar, con el aniversario de su muerte). Filósofo de corte platonista y teólogo. Vivió durante el siglo IV. Escritor de las Confesiones y La ciudad de Dios.

Y es que, abusando del trabajo de quienes se esfuerzan por poner en común digitalmente en la Red sus investigaciones hemos visitado la extensísima página de las obras completas del obispo de Hipona (en África, Argel)

http://www.augustinus.it/latino/PL_32.htm

que incluye traducción al italiano en http://www.augustinus.it/italiano/index.htm

donde se encuentra la obra “De Musica libri sex”  con su versión en italiano.

que nos llevó al inmenso Fray Luis de León (miembro de la orden de San Agustín) y a la obra de su amigo, Francisco de Salinas,  (músico ciego desde los once años, organista amigo de Diego Ortiz, Luis de Lasso y Tomás Luis de Victoria), autor de la obra –cuyo título evoca de Agustín de Hipona-  “De Musica libri septem”, editada en 1577 al precio de “seyscientos maravedís”, según consta en el facsímil de la Biblioteca Nacional

La mencionada relación con Fray Luis de León la encontramos en http://cvc.cervantes.es/literatura/criticon/PDF/107/107_093.pdf

Y podemos expresar rememorando este famoso poema:

A Francisco Salinas. Catedrático de Música de la Universidad de Salamanca

El aire se serena
y viste de hermosura y luz no usada,
Salinas, cuando suena
la música extremada,
por vuestra sabia mano gobernada.

A cuyo son divino
el alma, que en olvido está sumida,
torna a cobrar el tino
y memoria perdida
de su origen primera esclarecida.

Y como se conoce,
en suerte y pensamientos se mejora;
el oro desconoce,
que el vulgo vil adora,
la belleza caduca, engañadora.
Traspasa el aire todo
hasta llegar a la más alta esfera,
y oye allí otro modo
de no perecedera
música, que es la fuente y la primera.

Ve cómo el gran maestro,
aquesta inmensa cítara aplicado,
con movimiento diestro
produce el son sagrado,
con que este eterno templo es sustentado.

Y como está compuesta
de números concordes, luego envía
consonante respuesta;
y entrambas a porfía
se mezcla una dulcísima armonía.

Aquí la alma navega
por un mar de dulzura, y finalmente
en él ansí se anega
que ningún accidente
estraño y peregrino oye o siente.

¡Oh, desmayo dichoso!
¡Oh, muerte que das vida! ¡Oh, dulce olvido!
¡Durase en tu reposo,
sin ser restituido
jamás a aqueste bajo y vil sentido!

A este bien os llamo,
gloria del apolíneo sacro coro,
amigos a quien amo
sobre todo tesoro;
que todo lo visible es triste lloro.
¡Oh, suene de contino,
Salinas, vuestro son en mis oídos,
por quien al bien divino
despiertan los sentidos
quedando a lo demás adormecidos!

Ambos tratados sobre la música, el de San Agustín y el de Salinas abordan la relación entre el ritmo de las palabras y los versos tratando de acomodar la poesía de los autores clásicos latinos a la de la música litúrgica cristiana. Su análisis desborda con mucho las características de una página como la nuestra.  Quizás las diez páginas citadas anteriormente  (“ Horacio cristiano. El De musica de San Agustín en la obra poética de fray Luis de León”, de Séverine Delahaye-Grélois. Université de Créteil) puedan darnos una idea de ello.

Quede aquí constancia de la efemérides y su relación con la música que tantos ratos libres nos ocupa.

Unos momentos relajantes veraniegos

No hace mucho me pasó Javier un enlace que ilustra las posibilidades de una partitura coral interpretada con destreza:

Pueden leerse datos sobre la obra original en https://es.wikipedia.org/wiki/Africa_(canci%C3%B3n)

con esta letra:

I hear the drums echoing tonight
But she hears only whispers of some quiet conversation
She’s coming in, flight
The moonlit wings reflect the stars that guide me towards salvation
I stopped an old man along the way
Hoping to find some long forgotten words or ancient melodies
He turned to me as if to say, “Hurry boy, it’s waiting there for you”
It’s gonna take a lot to take me away from you
There’s nothing that a hundred men or more could ever do
I bless the rains down in Africa
Gonna take some time to do the things we never had
The wild dogs cry out in the night
As they grow restless, longing for some solitary company
I know that I must do what’s right
As sure as Kilimanjaro rises like Olympus above the Serengeti
I seek to cure what’s deep inside, frightened of this thing that I’ve become
It’s gonna take a lot to drag me away from you
There’s nothing that a hundred men or more could ever do
I bless the rains down in Africa
Gonna take some time to do the things we never had
Hurry boy, she’s waiting there for you
It’s gonna take a lot to drag me away from you
There’s nothing that a hundred men or more could ever do
I bless the rains down in Africa
I bless the rains down in Africa
(I bless the rain)
I bless the rains down in Africa
(I bless the rain)
I bless the rains down in Africa
I bless the rains down in Africa
(Ah, gonna take the time)
Gonna take some time to do the things we never had

 

 

y esta música:

Merece la pena escuchar la versión coral (de David Paich y Jeff Porcaro con arreglo de Philip Lawson, con el de Roger Snyder o con el de Roger Emerson) y verla atentamente en algún momento propicio a la relajación dentro de esta pausa veraniega:

También podéis disfrutar estas otras versiones:

O esta para orquesta de guitarras:

 

Séaos propicia la música bien sentida.

 

Una última visita al cancionero de La Sablonara

Concluimos de momento nuestra visita al cancionero de La Sablonara con una mención al resto de los compositores incluidos en él. De ellos se conservan las siguientes obras de las que hemos recogido muchas en el original del cancionero, en el que pueden verse algunas que nos hayamos dejado. (La transcripción de Jesús Aroca puede consultarse en https://imslp.org/wiki/Special:ImagefromIndex/337027/rfzq

Igualmente :

8 de Gabriel Díaz (Cfr. también: http://www.cancioneros.si/mediawiki/index.php?title=Gabriel_D%C3%ADaz_Bess%C3%B3n)

7 de Pujol (Cfr. también: http://www.cancioneros.si/mediawiki/index.php?title=Pujol,_Joan_Pau)

9 de Álvaro de los Ríos (Sin color anda la niña en:

2 de Miguel de Arizo

1 de Diego Gómez

1 de Palomares

1 de Juan de Torres.

De alguno de ellos hemos encontrado unas pocas interpretaciones en YouTube, además de la anteriormente citada de Álvaro de los Ríos:

De Gabriel Díaz: Barquilla pobre de remos en

La morena que yo adoro en

De Pujol:

 

Es muy útil, como colofón a todo el  cancionero de La Sablonara, la consulta de la página:

http://www.cancioneros.si/mediawiki/index.php?title=Colecci%C3%B3n_de_Canciones,_Romances,_Seguidillas_castellanas,_puestas_en_musica_%C3%A1_dos,_%C3%A1_tres_y_%C3%A1_cuatro_por_los_maestros_Miguel_de_Arizo,_Juan_Blas,_Capitan,_Gabriel_Diaz,_Diego_Gomez,_Manuel_Machado,_Palomares,_Pujol,_Alvaro_de_los_Rios,_Juan_de_Torres#RELACI.C3.93N_DE_OBRAS

 

Manuel Machado en el cancionero de La Sablonara.

Tiempos duros estos que corren en donde resulta a menudo ser más lo que nos separa que lo que nos une. Quizás por eso sea útil volver a tiempos en que la música unía lo que la historia y el idioma tendían a separar. Eran tiempos en los que músicos como Manuel Machado eran tan portugueses como españoles, se expresaban indistintamente en sus dos idiomas y dejaban a la posteridad un arte por encima de cualquier nacionalismo segregador.

El cancionero recopilado por Claudio de la Sablonara para el duque de Neuburg, merced a su conservación en Munich, permitió que no se perdieran todas las composiciones de Machado, tal como sucedió a la mayoría de ellas, desaparecidas durante el incendio del Alcázar de Madrid, en 1734, y en el terremoto de Lisboa en 1755.

De las once obras suyas que recoge CPDL:

Avejuela que al jazmin

Bien podéis corazón mío

De la hermosura de Fílis

De los ojos de mi morena

Dos estrellas le siguen

En tus brazos una noche

Oscurece las montañas

Paso a paso empeños mios

Qué bien siente Galatea

Salió a la fuente Jacinta

Salió al prado de su aldea

 

hay cuatro en nuestro cancionero (6, 11, 13, y 61):

C0n esta transcripción de Jesús Aroca:

En estas transcripciones se incluyen letras y datos:

Podemos escuchar estas obras (de la primera ya habíamos hablado hace unos días):

 

DOS ESTRELLAS LE SIGUEN – Manuel Machado (c.1590 – 1646). (“Cancionero de la Sablonara”, S. XVII …

y

¡AFUERA, AFUERA QUE SALE! – Manuel Machado (ca … – YouTube

O, también de esta misma obra:

4 mar. 2010 – Subido por Belarmo

Manuel Machado (ca. … Manuel Machado (Lisboa, ca. … de su época, como el “Cancionero de la Sablonara …

Vídeo de Manuel Machado sablonara youtube▶ 2:34

 

Dentro de la estupenda recopilación de la música en español desde 1460 a 2010, realizada por Raulo Leono, en la parte cuarta, desde 1625 a 1656, está (minuto 6:50) un resumen de  Que bien siente Galatea:

Basten estas interpretaciones para rendir tributo a este notable compositor.

Mateo Romero en el Cancionero de La Sablonara

Nos hemos extendido en la figura de Juan Blas de Castro dentro del Cancionero de La Sablonara, pero no sería justo dejar de referirse al compositor más representativo de dicho cancionero: el belga Mathieu Rosmarin (1575- 1647), conocido como “Maestro Capitán” y castellanizado como Mateo Romero, autor de 22 obras recogidas en él, cuatro más que las de Blas de Castro.

Parecería excesivo prolongar estas entradas con muchas referencias a este autor, pero no dejaremos de hacerlo al menos con una de ellas, la número cuatro:

Transcrita así por Jesús Aroca:

También tenemos información de esta partitura, junto con su letra, en http://digital.csic.es/bitstream/10261/141954/1/Entre%20dos%20mansos%20arroyos.%20Mateo%20Romero.%20Lope%20de%20Vega.pdf

Podemos encontrar en YouTube estas interpretaciones:

10 nov. 2011 – Subido por Laura González Stefani

Madrigal del Siglo XVII Interpretado por el Coro Tesina Dirección: Lic. Laura González Stefani DAMus – IUNA, 5 …

16 ene. 2016 – Subido por Ensemble Alkymia

Ensemble Alkymia Mariana Delgadillo Espinoza dir. artistica Imagenes de Baptiste Vignasse.

1 dic. 2014 – Subido por quesehacehoy

Entre dos mansos arroyos madrigal español del siglo XVII Mateo Romero Dir: Ursula Leal Capria Coro: Alumnos …

29 jun. 2015 – Subido por Ensemble Alkymia

Entre dos mansos arroyos (Mateo Romero) Viola Heavy (Sirah Martinez Alvarez) Interprètes : Ensemble …

13 feb. 2012 – Subido por CoroUniovi

CORO UNIVERSITARIO DE OVIEDO. CALME DE NUITS Fecha de grabación, 5 y 6 de mayo de 2001 …

27 dic. 2014 – Subido por Fernando Mattos

CLÁSSICOS NA PINACOTECA Pinacoteca Rubem Berta 17 de dezembro de 2014 Anonymmi Quattuor …

17 jul. 2015 – Subido por Jéssica fabiane da Silva

Choir: Coro Cidade de Ponta Grossa Conductor: Carla Roggenkamp “Negra Sombra” Concert 16 de Julho …

 

Que la tranquilidad del descanso veraniego nos facilite una pareja tranquilidad del espíritu escuchando tan apacibles melodías.

Más allá del terrorismo: Góngora y Juan Blas de Castro

Sobre la muerte habitual, tan a menudo injusta como casi siempre inaceptable, la muerte terrorista, más injusta y más inaceptable, incide dolorosamente en nuestros hábitos, en nuestras conciencias y en nuestras convicciones.

No es ocioso mencionarlo por cuanto tan impactante evento merece la reflexión y la solidaridad con el dolor de los afectados. La vida, sin embargo, sigue, sin más pausa que la que adensa lo habitual con el lastre de tan injusto peso forzándonos a no omitir lo ya previsto y preparado.

Por eso dejamos aquí lo que deseamos que sea, en la medida de lo escasamente posible, cuanto siempre de consuelo fueron la música y la poesía tales como ahora las encontramos en el Cancionero de La Sablonara. Esta última con los versos de Góngora y aquella precedente con los acordes de Juan Blas de Castro:

Así transcritos por Jesús de Aroca:

De la muy recomendable página https://www.upf.edu/todogongora/poesia/letrillas/344/

tomamos la letra original de Góngora:

 

Ánsares de Menga
al arroyo van:
ellos visten nieve,
él corre cristal.

5
El arroyo espera
las hermosas aves,
que cisnes süaves
son, de su ribera,
cuya Venus era

10
hija de Pascual.
Ellos visten nieve,
él corre cristal.
Pudiera la pluma
del menos bizarro

15
conducir el carro
de la que fue espuma.
En beldad, no en suma,
lucido caudal,
ellos visten nieve,

20
él corre cristal.
Trenzado el cabello
los sigue Minguilla,
y en la verde orilla
desnuda el pie bello,

25
granjeando en ello
marfil oriental
los que visten nieve,
quien corre cristal.
La agua apenas trata

30
cuando dirás que
se desata el pie,
y no se desata,
plata dando a plata
con que, liberal,

35
los viste de nieve,
le presta cristal.

 

 

Y de http://www.cancioneros.si/mediawiki/index.php?title=Cancionero_Musical_de_la_Sablonara

http://www.cancioneros.si/mediawiki/index.php?title=Ansares_y_Menga_al_Arroyo_van

 

TEXTO

Nº 26 a 4 (Juan Blas)

Ánsares y Menga
al arroyo van,
ellos visten nieve
y él corre cristal.

Copla 1ª
El arroyo espera
las hermosas aves,
que cisnes suaves
son de su ribera,
cuya Venus era
hija de Pascual;
ellos visten nieve
y él corre cristal.

Copla 2ª
Pudiera la pluma
del menos bizarro
conducir el carro
de la que fué espuma,
en beldad no en suma
lucido caudal;
ellos visten nieve
y él corre cristal.

Copla 3ª
Trancado el cavello
los sigue Menguilla,
y en la verde orilla,
desnudo el pie bello,
grangeando en ello
marfil oriental,
ellos visten nieve
y él corre cristal.

 

No encontramos ninguna interpretación de esta obra en YouTube, pero se pueden escuchar con acompañamiento de viola de gamba las dos primeras coplas de la misma en el número 6 de la colección de obras polifónicas de Blas de Castro en http://cantarallaviola.com/es/album/blas-de-castro/

 

Entre dos álamos verdes. Juan Blas de Castro y Lope de Vega en el Cancionero de La Sablonara.

Hace unos días mencionábamos a Lope de Vega en relación con la partitura de Juan de Torres Luscinda, tus cabellos y su relación con La Dorotea.

Mucho mayor aparece dicha relación cuando nos referimos al compositor Juan Blas de Castro, del que se conservan dieciocho partituras en el Cancionero de La Sablonara.

Bastaría citar el documento de Lope Elogio en la muerte de Juan Blas de Castro, que puede leerse en el facsímil original

Hoy nos fijaremos en una  obra de Juan Blas, Entre dos álamos verdes que aparece en el Cancionero de La Sablonara con el número 16:

Y en la transcripción de Jesú Aroca:

Podemos leer el poema de Lope en sus Novelas ejemplares, de la que disponemos un facsímil en http://cdigital.dgb.uanl.mx/la/1020017826/1020017826_MA.PDF

La letra dice así en la partitura del Cancionero:

 

Entre dos álamos verdes,

que forman juntos un arco,

por no despertar las aves

pasava callando el Tajo.

Estrivo.

Juntaréis vuestras ramas,

álamos altos,

en menguando las aguas

del claro Tajo:

pero si ay desdichas

que vencen años,

crecerán con los tiempos

penas y agravios.

Copla.

Aunque [en] las crecientes

mientras que duran

las soberbias puentes

no están siguras,

a pesar de su furia

podréis juntaros

en menguando las aguas

del claro Tajo.

Juntar los troncos querían

los enamorados braços;

pero el imbidioso río

no dexa llegar los ramos.

Esparcidas las obejas,

ya en el agua, ya en el prado,

unas beven, y otras paseen,

y otras le están escuchando.

Assí le aparta de Elisa

como a los olmos el Tajo,

fuerte en dividir los cuerpos,

mas no las almas de entrambos.

Atento los mira Silvio

desde un pintado (i) peñasco,

sombra de sus aguas dulces,

torre de sus verdes campos.

.Quejoso vive el pastor

de las imbidias de Lauso,

más rico de oro que el río,

más necio en ser porfiado.

Tomó Silvio su instrumento,

y a las quexas de su agravio

los ruiseñores del bosque

le respondieron cantando:

Juntaréis, etc., etc.

 

 

Podemos disfrutar de esta partitura en la versión de Montserrat Figueras & Hespèrion XX, dir. Jordi Savall. Entremeses del Siglo de Oro – Lope de Vega y su tiempo: 1550 – 1650:

y en la del Coro Polifónico Municipal de Gálvez:

Para concluir, aunque no se  trate de la versión de Juan Blas, podemos consignar como curiosidad otra versión anónima del poema a partir del Códice Zuola, de Perú: Una (grabación no muy buena,acompañada con tiorba)

y otra, mucho mejor, acompañada con guitarra barroca:

 

 

Desde las Torres del Alma. Otra partitura del Cancionero de La Sablonara

Merece la pena escuchar a Jordi Savall con su Hesperion XX en esta versión de la partitura del  Cancionero de La Sablonara, Desde las torres del alma, que aparece en el facsímil con el número 30:

Trascritos así por Jesús Aroca en 1916:

En la presentación del vídeo leemos:

DESDE LAS TORRES DEL ALMA – Juan Blas de Castro (c.1561 – 1631).

(“Cancionero de la Sablonara”, S. XVII).

Intérpretes: La Capella Reial de Catalunya – Hespérion XX –
Director: Jordi Savall.

(http://www.alia-vox.com/)

Jordi Savall on Spotify: play.spotify.com/artist/3faEZMpTmZFXpELU1EwWNL

Jordi Savall on Facebook: https://www.facebook.com/JordiSavallO…

Imágenes: “Festival Tibor Varga” de Sion (Suiza) – 1998.

(MEZZO TV).

LETRA:

Desde las torres del alma

cercadas de mil engaños,

al dormido entendimiento,

la razón está llamando.

 

¡Al arma!, ¡Al arma!,
¡Guerra!, desengaños,

que me lleva el amor mis verdes años.

 

Dicen que la ha dado sueño

la voluntad de Belardo,

con la yerva de unos ojos

tan hermosos como falsos.

 

 

Juan Blas de Castro (Barrachina c. 1561 — Madrid, 6 de agosto de 1631), fue un cantor, músico y compositor español.

Nacido en Barrachina, en la provincia de Teruel, España, fue el segundo de cuatro hermanos. En 1592 pasó a formar parte de la corte del duque de Alba en Alba de Tormes, Salamanca, junto con su amigo Lope de Vega. Durante su estancia, musicó varios poemas de Lope. Ambos abandonarían Salamanca juntos. En 1597 es nombrado con otros cuatro compañeros, músico de cámara de Felipe II, sin plaza pero con una ración. Muerto el monarca en 1598, Felipe III les hace merced de un vestido anual sobre la ración y, por fin, el 15 de junio de 1599, durante la estancia del séquito real en Barcelona, entran a formar parte de la casa del rey con plenos derechos. A Juan Blas de Castro se le concede además, el mismo día, una plaza de ujier de cámara.

Nuestro músico actuaba, sin duda, como maestro de los músicos de cámara, y sus ‘tonos’ eran celebrados en el ambiente cortesano. El favor que le dispensara Felipe III debió de ir en aumento, ya que en 29 de agosto de 1618 le concedió dos mil ducados (equivalentes a veinticinco años de sueldo como músico de cámara), a cobrar en años sucesivos, aunque de ellos percibió sólo una mínima parte.

Con la subida al trono de Felipe IV (1621), la música vocal profana, esto es, la música de cámara propiamente dicha, experimentó un mayor auge en la corte. Compositores como Mateo Romero, maestro de la Real Capilla, Gabriel Díaz, Álvaro de los Ríos, Manuel Machado y Miguel de Arizo, junto al veterano Juan Blas de Castro, proveían de ‘tonos’ a la casa real para las veladas de cámara. Una antología de estos tonos a dos, tres y cuatro voces fue el cancionero que confeccionó Claudio de la Sablonara (1624-1625), copista de música del monarca, gracias al cual nos han llegado dieciocho de las veinte composiciones conservadas de Juan Blas de Castro.

Tras veinticinco años de residencia fija en Madrid, murió el 6 de agosto de 1631, y fue enterrado en los agustinos recoletos.

Dejó setecientos sesenta y un tonos en papeles sueltos, un librillo de tonos, un libro grande de tonos (estos dos últimos quizá no fueran debidos a su pluma), tres guitarras y un mazo de cuerdas para este instrumento. Felipe IV ordenó dar seiscientos reales para ayuda de su entierro. A cambio, se quedó con todas las composiciones de su músico de cámara, que irían a parar al Real Alcázar, donde perecerían en el incendio de 1734.

 

 

También podemos escuchar esta otra interpretación (Publicado el 3 sept. 2011

Ensemble ·La Boz Galana· Recorded July 4, 2011 at Kartäuserkirche, Basel):