Actuamos hoy en San Gabriel

Dentro del ciclo de Conciertos que organiza el Ayuntamiento de Madrid en colaboración con la Federación Coral Madrileña actuaremos esta tarde en la Iglesia de San Gabriel, cercana a nuestro barrio, según el siguiente cartel:

Como puede observarse, recogemos una amplia variedad de estilos y épocas, desde el Renacimiento en el siglo XVI hasta el Romanticismo del siglo XX, dentro de la música religiosa tradicional, y música coral de tema religioso del siglo XX, dentro de la música popular y escénica.

Se trata de obras, como casi todas las que forman parte de nuestro repertorio, más bien cortas, de agradable escucha y, sobre todo, impregnadas cada una de ellas con la emoción y el sentimiento propio del recuerdo que para nosotros supone el haberlas interpretado en contextos casi siempre íntimos e inolvidables.

Si podéis escucharnos comprobaréis como más que perfectos somos auténticos.

Catro vellos mariñeiros

Formar parte de una coral, lo mismo que pasa con la pertenencia comprometida a cualquier grupo, implica participar también en las actividades que tal grupo programa.

Por ese motivo nos encontramos ahora inmersos en un viaje a tierras gallegas en el que preparamos tanto el aspecto lúdico y cultural como la actividad propiamente musical.

Dentro de las partituras que hemos querido incorporar a nuestro repertorio con este motivo no podían faltar las referentes a temas propios de las tierras que vamos a visitar y a las que pertenecen veteranos componentes de nuestra coral.  Aquí nos referimos a una de ellas:

Catro vellos mariñeiros

Catro vellos mariñeiros, [x2]      Cuatro viejos marineros, [×2]
todos metidos nun bote.            metidos todos en un bote.
Boga, boga, mariñeiro,               Boga, boga, marinero,
imos pra Viveiro,                       Vamos a Vivero
xa se ve San Roque. [x2]           ya se ve San Roque. [×2]

Aila leelo, ailala leelo,… [×2]      Aila leelo, ailala leelo,… [×2]

Os mariñeiros traballan [×2]      Los marineros trabajan [×2]
de noite coa luz da lúa.              de noche a la luz de la luna.
Dá xenio velos chegare              Da gusto verlos llegar
pola mañá cedo                         por la mañana temprano
cheirando a frescura. [×2]         oliendo a frescura. [×2]

Aila leelo…                                Aila leelo…

Levo sardiña e bocarte, [×2]      Llevo sardina y bocarte, [×2]
vendo xurelo pequeno.              vendo jurel pequeño.
Rapaciña de Viveiro,                  Muchachita de Vivero,
ven buscar o lote                      ven a buscar el lote
do teu mariñeiro [×2]               de tu marinero [×2]

Aila leelo…                                Aila leelo…

La última estrofa se canta a veces con esta letra:

Traio sardiña e bocarte(2x)        Traigo sardina y bocarte, [×2]
tamén xurelo pequeno              también jurel pequeño
Rapaciña de Viveiro,                  Muchachita de Vivero,
ven buscar o lote                      ven a buscar el lote
do teu mariñeiro [×2]               de tu marinero [×2]

Para la autoría de la canción tomamos datos de la escritora e historiadora María Fidalgo en:

http://www.galiciaartabradigital.com/archivos/75755

De ellos copiamos aquí, casi al pie de la letra,  lo siguiente:

“…En aquella conferencia también me acompañó uno de mis dos caballeros andantes, el profesor Javier Travieso. Días después me confesaría que le sorprendió encontrarse con Xoan Rubia, aunque su presencia en cierta manera le dolía porque le recordaba la injusticia que suponía que popularmente se le atribuyese la autoría de Catro Vellos mariñeiros, cuando era un tema que había sido compuesto por su padre José Travieso Quelle, escritor viveirense (1918-2005)que trabajó en los diarios La Noche y El Correo Gallego. Además de periodista y columnista con el pseudónimo de Jotraque, destacó como virtuoso intérprete de violín y compositor de canciones que llegaron a alcanzar gran popularidad tanto en su Viveiro natal como en toda Galicia. Entre ellas estaba el Catro vellos mariñeiros, una de las canciones más grabadas y cantadas en la historia de la música popular gallega. La primera grabación fue la del duo María e Xabier en los años 60 y la más conocida fue la versión folk-pop del mugardés Xoán Rubia en 1972, acompañado nada menos que del peculiar trío La-la la. Desde entonces la ha interpretado con diferentes y atinados arreglos y es, sin lugar a dudas, el tema por el que es más recordado. En un reciente e interesantísimo programa de la RTVG “No bico un cantar” , Rubia manifestaba la gran importancia del tema en su trayectoria. Esta canción no sólo es una bella y alegre melodía, es todo un homenaje al durísimo trabajo marinero, y en el canto colectivo adquiere dimensiones casi épicas dentro de su asombrosa sencillez. José Travieso la compuso en Santiago, al compás de una guitarra en la taberna O Sete Velo de la emblemática calle del Franco. La pieza tenia seis hermosísimas estrofas más que las que suelen cantarse y se basaba en cuatro mariñeiros que existieron,- uno de ellos era su propio abuelo. Reflejaba la gran nostalgia que sentía desde tierra adentro de su Viveiro natal y recogía la emotiva estampa que permanecía vívida en su corazón y en su memoria, de esperar a su abuelo volviendo a casa. Y aunque el tema habla de la esperanzada imagen de los marineros retornando a ó seu lar, en la alegría por su llegada iba intrínseca la tristeza por los mariñeiros que no volvían y morían en el mar. Compuesta en 1940, recién terminada la guerra y con apenas 22 años, nunca registró la famosa composición. Jamás pensó el alcance que tendría. Poco sabía de la Sociedad de Autores, y hoy aunque es indiscutible la autoría de José Travieso, en el momento que la canción se populariza sin registrar pasa a convertirse en “canción popular”…. que es su consideración actual. Catro Vellos mariñeiros está reivindicado como himno de la Mariña Lucense, pero es mucho más que eso. Es una canción que se queda dentro de uno para no irse jamás, y cada vez que se canta en el recuncho de una taberna, en una romería o en cualquier celebración, asoma la parte más pura y profunda de Galicia. Como un canto de la tierra al colectivo marinero, en el que junto a la comunidad labriega como Castelao afirmaba, reposan las esencias más auténticas de Galicia…”

Efectivamente,  en la página de la Coral de Foz  http://coralfoz.blogspot.com.es/p/nuestras-partituras.html  se presenta esta canción de su repertorio  como anónima.

Son muchas las versiones de esta canción que pueden consultarse en la red:

Versión de la Roda:

Versión de Liah y Kelly

Lucía Pérez & Escolma de Meus

La Coral Alborada en su vigésimoquintoaniversario:

Actuación del Coro Vagalume de la Asociación Galega Corredor do Henares, dirigido por el maestro Ricardo Pizarro en Alcobendas el 4 de diciembre del 2009

Coral Caldas de Reis:

Coro A.M. de Vincios:

Coro Vales Mahía

Coro Apóstol Santiago de Vigo

La Ocaband

Xoan Rubia

Grupo La Oca

Voces Ceibes (María e Xavier)

NUNCA ES TARDE

Nada más por ahora. Confiamos en hacer honor, desde la sencillez de nuestra pequeña aportación, a esta canción tan íntima, tan marinera y tan gallega.

A propósito del septuagésimo quinto aniversario de la muerte de Miguel Hernández

Yo que creí que la luz era mía
precipitado en la sombra me veo.
Ascua solar, sideral alegría
ígnea de espuma, de luz, de deseo.

Sangre ligera, redonda, granada:
raudo anhelar sin perfil ni penumbra.
Fuera, la luz en la luz sepultada.
Siento que sólo la sombra me alumbra.

Sólo la sombra. Sin astro. Sin cielo.
Seres. Volúmenes. Cuerpos tangibles
dentro del aire que no tiene vuelo,
dentro del árbol de los imposibles.

Cárdenos ceños, pasiones de luto.
Dientes sedientos de ser colorados.
Oscuridad de rencor absoluto.
Cuerpos lo mismo que pozos cegados.

Falta el espacio. Se ha hundido la risa.
Ya no es posible lanzarse a la altura.
El corazón quiere ser más de prisa
fuerza que ensancha la estrecha negrura.

Carne sin norte que va en oleada
hacia la noche siniestra, baldía.
¿Quién es el rayo de sol que la invada?
Busco. No encuentro ni rastro del día.

Sólo el fulgor de los puños cerrados,
el resplandor de los dientes que acechan.
Dientes y puños de todos los lados.
Más que las manos, los montes se estrechan.

Turbia es la lucha sin sed de mañana.
¡Qué lejanía de opacos latidos!
Soy una cárcel con una ventana
ante una gran soledad de rugidos.

Soy una abierta ventana que escucha,
por donde va tenebrosa la vida.
Pero hay un rayo de sol en la lucha
que siempre deja la sombra vencida.

Con este poema de Miguel Hernández comenzamos un breve comentario-homenaje al septuagésimo quinto aniversario de la muerte de Miguel Hernández (28-3-1942). El motivo de querer relacionarlo aquí con la música tiene que ver con el ritmo de los endecasílabos del poema, tal como leemos en un comentario de El diario. es. En él se dice:

“A quien lea superficialmente estos versos, quizá le sorprenda el extraño ritmo de estos endecasílabos. Son endecasílabos dactílicos, acentuados fundamentalmente en las sílabas 4ª, 7ª y 10ª, y eventualmente también en 1ª, en cuyo caso se llaman “de gaita gallega”. El ritmo es tan peculiar que impide alternarlos con otros, por eso Hernández, en una de sus últimas composiciones los utiliza en forma monorrítmica. Todo un alarde.”

Siguiendo con este homenaje es imposible no citar la única grabación que se conserva de Miguel Hernández:

https://www.upv.es/intermedia/pages/laboratori/publicacions_produccions/2001_altaveu_del_front/altavoz%20del%20frente/14_te_amo_mujer.mp3

Refiriéndonos, ya más en concreto a la música, recordamos estas versiones musicadas de poemas suyos:

Jarcha:

Serrat:

De la rigurosa e interesantísima página http://lalusfecit-partituras.blogspot.com.es/2013/05/vientos-del-pueblo.html

tomamos esta cita de la versión de Vientos del Pueblo hecha por Los Lobos

Y esta versión en tiempo de jota del mismo poema por La Solfónica:

La versión anterior es el canto final de la Ópera Bufa, reivindicativa y antisistema, El crepúsculo del ladrillo que puede verse completa en

También pueden encontrarse versiones de poemas de Miguel Hernández cantadas por flamencos en http://www.abc.es/cultura/musica/…/abci-miguel-hernandez-flamenco-201305031807.html.

Y, ya para acabar, aunque no tenemos en nuestro repertorio ninguna versión coral de ningún poema de Miguel Hernández, sí tenemos que citar, por si el futuro nos resulta propicio a su aprendizaje, las cuatro adaptaciones  del prolífico  José Luis Blasco, de quien siempre seremos deudores muchas corales, entre las que se encuentran tres partituras con letra del Cancionero y romancero de ausencias:

También es accesible desde la pagina anteriormente citada de Lalus Fecit  esta partitura de La Solfónica:

Baste con estas deslavazadas ideas para no dejar pasar esta ocasión de rememorar la figura imponente de este inmenso poeta, por otra parte cercano a nuestro barrio a través de su relación con Vicente Aleixandre, que tantos años vivió en la cercana calle Wellingtonia – Velintonia – Vicente Aleixandre.

Primavera una vez más

Ayer, lunes, 20 de marzo, llegó a nuestro hemisferio la estación que comienza con la igualdad de duración de días y noches: la primavera.

Tradicionalmente la identificamos con el nuevo resurgir de la floración y el cambio de tiempo hacia más cálidos días. Desde el punto de vista musical parece imprescindible evocar a Vivaldi, pero, para no ser predecibles y repetitivos podemos unirlo al “Vals de las Flores”, de Chaikovsky:

https://youtu.be/N_i3pz_6nbM

O también al vals  “Voces de primavera” (1881) de Johann Strauss

https://youtu.be/Vh0KkW42iiY

O escuchar(sin referencias primaverales, pero totalmente relajante) esta preciosa selección de música coral (incluido el Bogoroditse Devo en el 0:40:15):

https://youtu.be/8K_G75c7Cmg

Si queremos situarnos en coordenadas menos clásicas podemos seguir las recomendaciones de los diarios ABC o La Vanguardia:

Nat King Cole

https://youtu.be/aIla0FoXE8c

Barbra Streisand

https://youtu.be/8tW-8l0LcDE

Ludovico Einaudi

https://youtu.be/P7Cd3C9qGJM

Santana

https://youtu.be/XrB3-BnHc1g

Nina Simone:

https://youtu.be/Dy3_Qu2KlsM

Y, para acabar, si alguien se atreve a evocar el terrible rito de la Primavera, de Stravinsky, puede sumergirse en:

https://www.youtube.com/watch?v=YcCgL0WVSL4

O bien aquí, en este increíble ballet:

Séanos a todos propicia y fecunda la nueva estación.

 

Actuamos ayer en la iglesia madrileña de la Concepción Real de Calatrava

Tras un intenso proceso de preparación para el evento, actuamos por fin ayer, como vigésimo cuarto concierto dentro del trigésimo ciclo de conciertos corales organizados por la Federación Coral Madrileña y que compartimos con el Coro Aldebarán.

Ya nos había informado extensamente nuestro secretario –experto también en temas de historia y arquitectura de monumentos urbanos- sobre todo lo que deberíamos tener en cuenta para la realización del concierto:

CORAL CIUDAD DE LOS POETAS

Concierto Federación Coral Ciclo XXX

Iglesia de la Concepción Real de Calatrava

C/ Alcalá, 25

Sábado 11 de Marzo de 2017 a las 20:00 horas

CORO ALDEBARÁN

CORAL CIUDAD DE LOS POETAS

Repertorio

 Gabriel’s oboe  E. Morricone

Virgo praeclara F. Schubert

Locus Iste  A. Bruckner

Ave María  S. Rachmaninov

September song  Kurt Weill

Maitia nun zira  J. Uruñuela

Lascia chio pianga G. F. Haendel

Bless the Lord J. Berthier

Im gonna Sing! Espiritual americano tradicional

Halleluia   L. Cohen

Y, junto al CORO ALDEBARÁN

Canticorum Jubilo  G. F. Haendel

Iglesia de la Concepción Real de Calatrava

C/ Alcalá, 25

Arquitecto: Proyecto y Comienzo de las obras: Fray Lorenzo de San Nicolás 1670. Obras: Isidro Martínez y Miguel Chocarro 1670-1678.

Reforma de la Fachada: Juan de Madrazo y Kuntz: 1858.

Restauraciones: Juan Risueño Neila 1989. Carmen Rojas Cerro y Ángeles González Álvarez 2000. José Miguel Rueda Muñoz de San Pedro 2002-2004 (O). Restauración del interior: Antonio Sánchez Barriga y José Sancho Roda 2003.

El templo y el convento al que pertenecía originalmente -se derribó en 1872- fueron realizados por los maestros de obras Isidro Martínez y Miguel Chocarro, bajo las trazas y la memoria de condiciones dadas por el arquitecto Fray Lorenzo de San Nicolás que estuvo al frente de las obras en sus comienzos.

Es de planta rectangular, una nave con capillas laterales y cúpula de amplias dimensiones, con tambor provisto de cuatro ventanas abiertas y cuatro cegadas, separadas por pilastras pareadas y modillones asimismo pareados en el anillo.

Los magníficos retablos son obra de José de Churriguera.

La fachada a la calle de Alcalá fue reformada en estilo neorrenacentista según proyecto de Juan de Madrazo y Kuntz, que la revoca en color rojizo repitiendo en esgrafiado el motivo de la cruz de la Orden Militar de Calatrava. Estuvo a punto de ser destruida en 1870, cuando se derribó el convento, pero se salvó debido a la intervención del general Prim.

Un acuerdo alcanzado entre la Empresa Municipal de la Vivienda del Ayuntamiento de Madrid, la Comunidad de Madrid y la Fundación de Caja Madrid (Bankia en la actualidad) ha permitido su completa restauración. Durante el proceso de restauración, sobre uno de los muro de una capilla lateral apareció un dibujo del trazado original.

Tras una sucinta presentación por parte de Julián, nuestro enlace con la Federación Coral Madrileña, haciendo sobria referencia a nuestra directora y a nuestro coro, interpretamos el repertorio seleccionado de diez canciones ante un espacio totalmente abarrotado de público. Es digna de nota y de agradecimiento esa clamorosa presencia de gente que nos siguió con el habitual entusiasmo del que suelen abundar cuantos frecuentan estos conciertos. En todos ellos saben mostrar con su proximidad y complicidad su apoyo al esfuerzo voluntario y desinteresado de cuantos empleamos parte de nuestro tiempo y esfuerzo a disfrutar de la música coral.

Sabemos bien de nuestras limitaciones tanto como de nuestro interés por superarlas. Eran numerosas las anotaciones en nuestras partituras de cuantas observaciones y recomendaciones nos había hecho nuestra directora en todos los ensayos. Afortunadamente la aportación conjunta de todos los miembros de la coral es la que permite suplir los olvidos de unos con la atenta precisión de otros. Eso es exactamente lo que permite a grupos de aficionados como nosotros ofrecer un resultado superior a lo que cada individuo de hecho aporta. Por supuesto que no podemos evitar errores, imperfecciones y limitaciones que en un profesional serían imperdonables, pero tampoco se nos podrá reprochar el justo orgullo que nos invade cuando hemos superado dignamente el reto de intentar dar lo mejor de cuanto somos capaces.

La verdad es que al final de la actuación salimos con el sentimiento de haber cantado a la altura de nuestra capacidad y habiendo acumulado una vez más, tras tantos años de pertenencia a nuestra coral, una experiencia adicional tanto sobre nuestros propios defectos como de las posibilidades que aún nos quedan por conquistar.

Y, por supuesto, debe quedar aquí también el sincero agradecimiento -además de a la grata compañía del Coro Aldebarán- al esfuerzo de nuestra directora que incluso tuvo a bien honrarnos con el solo impagable y aplaudidísimo del Lascia ch’io pianga.

Ave María, de Serguéi Rajmáninov

Si la música fuera como el ruido, lo único que podría hacer ante el silencio es romperlo. Afortunadamente la música pretende ser mucho más y su verdadera esencia es habitar el silencio, poblarlo con armonía, ritmo y melodía dejando siempre un fondo sólido  que de vez cuando se yergue poderosamente cuando aparece el silencio musical como recuerdo del fértil sustrato sobre el que se edifica.

En pocas composiciones musicales aparece este hecho tan claramente como en la cuarta de las partituras que interpretaremos pasado mañana en nuestro concierto: el Ave María (Bogoroditse Devo), de Rajmáninov. Ya nos hemos referido por extenso a esta pieza en estas páginas el 2-4-14 y ahora solo nos queda recalcar lo que allí dijimos y volver a escucharla.

Como allí decíamos, es parte de una obra completa titulada Всенощное бдение “Vísperas de la Bienaventurada Virgen” o  “Vigilia para toda la noche”. Todo ello hace referencia al silencio de la tarde y al estar despierto que requieren los momentos importantes inminentes.

Por cierto, el número dos de la obra completa se titula Благослови, душе моя (Bless the Lord, my soul. Alaba alma mía al Señor) igual que la pieza que tenemos en el noveno lugar de nuestro próximo concierto. Si disponéis de unos minutos de tranquilidad no os perdáis –entre todas las voces- estos bajos y este solista (seleccionad -primer icono arriba izquierda- el número 2 de la obra completa):

Aparte de lo anterior podemos resaltar, como curiosidad, que Serguéi Rajmáninov dejó dicho que quería que le cantaran la quinta parte (Ныне отпущаеши (Ya puedes, Señor, dejar marchar a tu siervo en paz) cuando muriera (seleccionad -primer icono arriba izquierda- el número 5 de la obra completa):

Y, después de escuchar el increíble bajo del final de esa parte, ya quedará a nuestro disfrute (seleccionad -primer icono arriba izquierda- el número 6 de la obra completa) la partitura Богородице Дево, радуйся (Alégrate, Virgen, Madre de Dios):

Nada que añadir. Solo el silencio en el que necesariamente tenemos que hablarnos ante el privilegio de cantar tanta belleza.

Reivindicación feminista a propósito del “Gabriel`s oboe”

Desde las páginas de una coral de aficionados como la nuestra no es fácil encontrar espacio adecuado para apoyar la lucha contra la discriminación opresiva y criminal que se ejerce –la mayoría de las veces impunemente- contra las mujeres y que ha querido plasmarse hoy en una jornada internacional de huelga para celebrar el Día Internacional de la Mujer.

Rizando un poco el rizo del oportunismo, pero sin discordar abiertamente del tema, aprovecharemos la adaptación hecha por Paulo Rowlands del tema musical de Ennio Morricone para la película La Misión, Gabriel`s Oboe que interpretaremos el próximo sábado, día 11 a las 20:00 en la madrileña iglesia de la Concepción Real de Calatrava para recordar a una poetisa del siglo XIX, que, sin ser abiertamente feminista, sí dio pruebas de su carácter reivindicativo sobre el tema. De hecho trabajó once años como voluntaria en una institución para la reinserción de antiguas prostitutas y, aunque no se pronunció abiertamente a favor del sufragio femenino, muchos poemas suyos eran manifiestamente opuestos a la esclavitud, al maltrato animal y a la explotación sexual infantil.

Se trata de Christina Rossetti, de quien tomaremos como muestra este poema:
VIDA Y MUERTE

Es amarga la vida. Un día será dulce
morir, cerrar los ojos.
No sentir la cadencia de las flores del campo,
ni pájaros cruzarse con raudas mariposas,
ni la hierba que crece encima de nosotros,
ni escuchar a la alondra que se lanza a los cielos,
ni parecernos breves primavera y verano,
ni ver crecer el trigo,
ni saber quién se sienta en mi habitual sillón.
No es buena la vida. Mas, un día será bueno
morir y renacer;
entretanto, dormir, no sentir el descenso
de hojas secas que caen de las ramas del bosque,
ni oír los arrebatos espumeantes del mar,
ni ver los renegridos huertos donde hubo frutos
ni, donde fueron surcos de rico trigo de oro,
ver que cubren el campo sólo muertos barbechos:
dormir al fin sin riesgos, dormir ya sin dolor.

Entre sus poemas se encuentra este villancico (musicalizado por varios compositores, entre ellos John Rutter, del que hemos interpretado varias obras corales) :

Love came down at Christmas,  Bajó el Amor en Navidad
Love all lovely, Love Divine,       ama amorosamente todo, Amor divino.
Love was born at Christmas,     Nació el Amor en Navidad.
Star and Angels gave the sign.   Estrella y ángeles lo anunciaron.
Worship we the Godhead,           Adoramos a la divinidad,
Love Incarnate, Love Divine,      Amor encarnado, Amor divino.
Worship we our Jesus,                Adoramos a nuestro Jesús,
But wherewith for sacred sign?   pero ¿con qué signo sagrado?
Love shall be our token,              Será el amor nuestro signo,
Love be yours and love be mine,  amor nuestro y el mío,
Love to God and all men,             amor a Dios y a todos los hombres,
Love for plea and gift and sign.     amor como súplica, regalo y signo.

08751590p2t (1)

 

08751590p2t (2)

Curiosamente existe una adaptación coral de Tom Fettke que, en medio de la cita de algunos versos de este poema de Rossetti, tras tomar al arcángel Gabriel como mensajero del  nacimiento de Jesús e identificarlo con el jesuita, Gabriel, de la película, incorpora la melodía de Gabriel’s Oboe como puede escucharse en esta muestra:

https://www.halleonard.com/viewaudio.action?itemId=08751591&fileName=https%3A%2F%2Fs3.amazonaws.com%2Fhalleonard-closerlook%2F08751591%2FAnnunciationWEB.mp3

En fin, no es demasiado relevante esta aportación reivindicativamente solidaria con la fecha de hoy, por eso concluiremos estas líneas con esta cita de Eurípides (MEDEA. Eurípides (s. V a.C.) Versión de Ramón Irigoyen (Penguin Clásicos)) que copiamos descaradamente de la página espléndidamente feminista de Isabel Barceló, escritora valenciana comprometida con todos los personajes femeninos de la antigua Roma:

“…De todas las especies animadas
y dotadas de pensamiento
nosotras, las mujeres,
somos los seres más miserables.
En primer lugar, tenemos que comprar*
a un precio altísimo un marido.
Le pagamos para que se convierta
en el amo de nuestro cuerpo;
y pierden su buena fama las mujeres
que se separan de su marido.
Y si el esposo acepta convivir
sin imponernos con violencia su yugo,
Envidiable es entonces nuestra vida.
Y si no es así,
es mejor morirse.
Y dicen de nosotras
que por vivir en casa
corremos menos riesgos,
mientras ellos combaten con las armas:
¡Vaya razonamiento estúpido!
Con mucho prefiero
ir tres veces a la guerra
a los desgarros del vientre
en un solo parto.”

*Se refiere al hecho de que, en su época, las mujeres tenían que entregar una dote para casarse.

En el Café de Chinitas

Federico García Lorca compuso un cancionero, del que tenemos en nuestro repertorio cinco canciones en versión coral, “Trece canciones españolas antiguas”. De él no se conserva edición impresa ninguna, pero se conocen por una versión grabada en discos de pizarra por “La Voz de su Amo” en 1931  . “El Café de Chinitas” ocupa el lugar  séptimo:

Aunque hay variaciones con respecto a las letras del Cancionero (ver página 31 de http://media.cervantesvirtual.com/jdiaz/rf198.pdf ) la letra más común es la que aparece en la edición de la Unión Musical Española, Madrid, 1961. escaneada en IMSPL :

Sobre este poema, copiamos de Wikipedia:

Café de Chinitas o café El Chinitas fue un teatrillo o café cantante que inicio su andadura a mediados del siglo XIX en la ciudad española de Málaga (Andalucía) entre 1857 y 1937. En los afiches anunciadores de sus espectáculos, su nombre se publicitaba como SALÓN-TEATRO CHINITAS

Era un local de pequeñas dimensiones con un reducido escenario con seis palcos a los lados reservado para el público más preferente, que operó como burdel en algunas ocasiones y que fue cerrado otras tantas, debido a diversos escándalos y trifulcas navajeras, llegó a ser el café-teatro más popular de España y emblema de la historia musical de la ciudad. Contaba con un piano que estaba justo debajo del escenario y el resto del público se acomodaba alrededor en mesas-veladores. Su celebridad provenía por sus famosos espectáculos de flamenco, y la asistencia de personajes que hicieron latir la cultura en los años 20 y 30 del siglo XX, como Federico García Lorca, La Argentinita, Salvador Dalí, Vicente Aleixandre, Picasso y Manuel Blasco Alarcón primo segundo de Pablo entre otros. En él actuaron grandes nombres del arte flamenco, la zarzuela, el teatro, cantaores, bailaores, actores, magos y artistas de todo tipo como Juan Breva, Antonio Chacón, La Macarena, La Juana, La Trini, El Petrolo, El Porrilla, las Hermanas Navarro, Estrellita Castro, Lucrecia Torralba, Isabelita Ruiz, Luisa Albéniz, Manuel Torres, Pastora y Tomás Pavón, Vallejo, Manolo Caracol, Canalejas de Puerto Real, Cojo de Málaga, Palanca, Marchena y Juanito Valderrama entre otros.

En la hemeroteca del “Diario Sur” (http://www.diariosur.es/hemeroteca/Caf%C3%A9%20de%20Chinitas.html?) se lee más información sobre el Café de Chinitas

Hay datos sobre la grabación original en

http://federicogarcialorca.net/cancionero_popular/en_el_cafe_de_chinitas.htm

En ella se encuentra este enlace con la grabación de 1931 en disco de pizarra con García Lorca al piano y la voz, zapateado y castañuelas de La Argentinita:

Las otras nueve grabaciones de “La Voz de su amo” originales de 1931, con Lorca y La Argentinita se pueden escuchar (solo la tercera tiene acompañamiento orquestal) en:

http://www.federicogarcialorca.net/cancionero_popular/zorongo_gitano.mp3

http://federicogarcialorca.net/cancionero_popular/los_cuatro_muleros.mp3

http://www.federicogarcialorca.net/cancionero_popular/anda_jaleo.mp3

http://www.federicogarcialorca.net/cancionero_popular/nana_de_sevilla.mp3

http://www.federicogarcialorca.net/cancionero_popular/los_mozos_de_monleon.mp3

http://www.federicogarcialorca.net/cancionero_popular/los_pelegrinitos.mp3

http://www.federicogarcialorca.net/cancionero_popular/sevillanas_del_siglo_18.mp3

http://www.federicogarcialorca.net/cancionero_popular/las_tres_hojas.mp3

http://www.federicogarcialorca.net/cancionero_popular/las_morillas_de_jaen.mp3

Merece la pena escuchar a Teresa Berganza en una grabación de diciembre de 1976, realizada en Munich con acompañamiento de Narciso Yepes a la guitarra

Si a alguno le apetece seguir escuchando a Teresa Berganza con Yepes a la guitarra en más canciones del Cancionero de Lorca puede entrar en

(Las últimas cinco canciones son interpretaciones de Ana Belén)

Sobre el torero Paquiro, Wikipedia dice:

“Nombre artístico de Francisco de Paula José Joaquín Juan Montes Reina, torero nacido en la calle La Vega 33 en Chiclana de la Frontera el 13 de enero de 1805 y fallecido el 4 de abril de 1851. Fecha de nacimiento: 13 de enero de 1804, España. Fecha de la muerte: 4 de abril de 1851, Chiclana de la Frontera. Libros: Tauromaquia completa, El arte de torear”

Igualmente, sobre Frascuelo dice Wikipedia:

“Nacimiento  23 de diciembre de 1842 Churriana de la Vega, (Granada). Fallecimiento    8 de marzo de 1898. Madrid. Causa de muerte: Causas naturales”

Vistos los datos conocidos resulta inverosímil que Paquiro dijera a Frascuelo que era más gitano y más torero que él, dado que este era treinta y siete años mayor y cuando murió aquel, Frascuelo tenía nueve años.

En todo caso, por encima de cualesquiera curiosidades sobre toreros, cafés o letras a nosotros nos importa cumplir dignamente con nuestros papel de humildísimos intérpretes de una música histórica de tan inmenso poeta como notable músico,  injusta y tempranamente arrebatado de entre nosotros.

Carnaval con la ORCAM

Hay quien busca en la música la eterna perfección de las esferas. Lo mismo que otros buscan en ella la huida de todo cuanto aquí nos duele. Para algunos no es sino la mejor manera de encontrar el espacio amable del  refugio, el ámbito sin preguntas donde sentirse a gusto en el silencio de un diálogo consigo mismo que el inhóspito ajetreo cotidiano imposibilita.

orcam-28-2-17

Cualquier aproximación al tiempo privilegiado del placer anímico que la música propicia es válida para cuantos se reúnen alrededor de un evento musical.  Para todos aquellos, sin embargo, que desde nuestra coral coincidimos ayer en la Sala Sinfónica del Auditorio Nacional de Música valía el poderoso argumento de la complicidad que nos supone cualquier actuación de la Orcam con la presencia de nuestra directora Vicky y la proximidad afectiva de muchos de los componentes que participan en ella.

Fueron dos horas de tiempo plácido, ameno y original con el telón festivo de fondo de las fechas de carnaval en las que estamos inmersos  y que nos proporcionan el cálido ambiente de unas celebraciones tan desenfadadas como estimulantes.

Todo espectáculo requiere complicidad para ser disfrutado. Y quizás también para evitar la visión crítica de quienes juegan con comparaciones o con detalles. A nosotros nos sobraban todos los aspectos disgregadores de la visión crítica para caer irremisiblemente en el disfrute de momentos sin recovecos ni reservas.

Probablemente es eso lo que más nos hace disfrutar de la música a quienes dedicamos parte de nuestro tiempo libre en los aspectos más solidarios de la misma. No en vano las recomendaciones y exigencias más demandadas en cualquier coro son las que nos dicen durante los ensayos: “escucháos”, “que nadie sobresalga”, “sonad como uno solo”…

No hay más misterio para explicar el disfrute generalizado que todos nosotros nos confesamos al acabar la actuación. Temas, tanto de zarzuelas como de adaptaciones de cantantes cercanos a nuestras sensibilidades, supieron situarse sin discusión ni desajuste en el centro de nuestro estado de ánimo. Si acaso la sincera sorpresa de percibir los innumerables insospechados aspectos que nos ofrecieron las bellísimas adaptaciones orquestales del programa.

Una delicia escuchar, así de depurados y embellecidos, a Juan y Junior, al Duo Dinámico, A Miguel Bosé, a Mecano o a Parera-Montalbán.

No nos fue posible entender  la letra de Montalbán “Óyeme” con cuya versión orquestal-coral concluía el concierto. La reproduciremos aquí con la versión de José Carreras:

Óyeme ya sé que es tarde
óyeme quiero decirte guárdame que traigo frío el corazón
yo no sé si acaso existe el corazón, pero no importa escúchame voy a decirte quien soy yo
yo no soy el rey del mundo solo soy tu rey nocturno
porque tu me coronaste con tu amor,
yo te daré rosas prohibidas, te daré fruta escondida
te daré fiel lentas pompas de jabón
el amor, dulce fatiga,
el amor ven tal mentira y yo estoy cansado de saber mentir
óyeme aunque sea tarde óyeme
quiero decirte escúchame que vengo de un país sin sol
mi país es mi pasado, mi país está olvidado,
un país juntos los dos haremos
junto los dos seremos, yo ya no puedo pretender que tu te quedes con mi ayer,
mi ayer mujer
Mi país será tu cuerpo, tu país nuestra memoria
un país juntos los dos haremos, juntos los dos seremos
óyeme ya sé que es tarde,
óyeme quiero decirte si
quisiera hacerte comprender que tu te salvas no era ayer
ni ayer mujer

No nos resistiremos, por aquello de rendir homenaje al poco conocido Vázquez Montalbán, poeta, a citar también, para acabar estas líneas, la canción de María Dolores Pradera con letra y música también de Vázquez Montalbán y Parera Fons:

 

«Duérmete niño del alma, que velo tu sueño. / Duérmete niño del alma, que seco tu llanto. / Duérmete mi niño, duérmete. / Duérmete mi niño, duérmete. / Pero hay otros niños que no tienen sueños. / Pero hay otros padres que no tienen cantos. / Sólo tienen el miedo a la muerte y al miedo. / Son los más ofendidos por guerras y hambres. / Son los siempre ofendidos por la fuerza del fuerte.

Hay que hacer de este mundo una casa de piedra. / Donde duerman los niños y canten los padres. / Y unos cielos con pájaros, nubes y estrellas. / Y una tierra con lirios y ríos y árboles. / Hay que hacer de este mundo una casa sin rejas.

Duérmete niño del alma, que velo tu sueño / Duérmete niño del alma, que seco tu llanto. / Pero hay otros niños que temen dormir. Y no despertar. / Pero hay otros padres que cantan de miedo a no cantar.

Hay que hacer de este mundo una casa de piedra. / Donde duerman los niños y canten los padres. / Y unos cielos con pájaros, nubes y estrellas. / Y una tierra con lirios y ríos y árboles. / Hay que hacer de este mundo una casa sin rejas. / Duérmete niño del alma que seco tu llanto. / Mientras tanto yo te canto y mis males espanto».

Quede aquí constancia de nuestro agradecimiento a la ORCAM por el placer de una audición perfecta y renovadora y el orgullo de sentirnos un poco “como en casa” siempre que los escuchamos.

Habaneras de Carlos Cano con letra de Antonio Burgos

Incorporamos a nuestro repertorio las “Habaneras de Cádiz”, cuya partitura amablemente nos facilitaron desde la coral “Andrés Segovia de Linares”.

Puestos a comentar el amplio tema de las habaneras, seguramente, aparte de la lectura de “Wikipedia”, no encontraremos mejor introducción a este tema que escuchar esto:

Y esta interpretación del Coro de Voces Graves de Madrid en el sexagésimo certamen de habaneras de Torrevieja (los premios se comentan en:

https://www.youtube.com/watch?v=q6dD1UuqQIE ):

Es muy interesante la página http://tangocongo.blogspot.com.es/ , de ella copiamos estas líneas:

“El amor en el baile

Con este título se publicó lo que los musicólogos e investigadores han reconocido como la primera habanera escrita. Apareció en el periódico literario habanero La Prensa, un 13 de noviembre de 1842. Los versos, expresamente creados para cantarlos en una contradanza por primera vez, dicen así:

Yo soy niña, soy bonita
Y el pesar no conocí;
Yo soy niña, soy bonita,
Y el pesar no conocí.
Pero anoche, ¡ay mamita!,
Yo no se lo que sentí.
Mi corazón latió así…
¡Ay!, yo creo se agita
Porque el amor entró en mi.
Mamita, sí, mamita, sí.
No lo dudes, él palpita
Porque el amor entró en mi.
Mamita, sí, mamita, sí.
No lo dudes, él palpita
Porque el amor entró en mi.
Porque el amor entró en mi.

En el periódico se habla de que fueron creados y cantados al compás de la música en 1841, unos meses antes de darse a conocer la noticia.”

Ya conocemos este ritmo por nuestro repertorio (A falta de grabaciones nuestras citamos interpretaciones agradables de las mismas):

“La paloma” (Se considera la primera habanera dado el carácter anónimo de “El amor en el baile”)

“La Golondrina”

“Habanera salada”

“Habanera divina”

Concretando ya, por fin, este tema en la partitura a la que en esta entrada aludimos,  hay que hacer constar que el original de Carlos Cano con letra de Antonio burgos no está compuesto para coro. Se pueden escuchar originales y adaptaciones en estos enlaces:

CORAL

 

Poco más que añadir a esta -más que entrada, catálogo de referencias- reflexión sobre un capítulo más de nuestro aprendizaje.

Con tomarnos interés en él, como siempre, bastará.