Reflexiones veraniegas 2021 (6)

Al hilo de las reflexiones tempranas con que encarábamos el nuevo día:

Pasa el tiempo vestido con los ánimos
que vamos allegando día a día.
Avanzar no es solo asunto de moverse
sino de situar la mejor meta
que pueda iluminar nuestro camino.

nos proponíamos dejar constancia de nuestro paso por esta fecha, después de una parada de varios días, resaltando dos acontecimientos que nos han movido a ello:

El primero de ellos viene a ser la publicación que nuestra anterior componente de la cuerda de sopranos, Elena Marín Serrano, ha realizado aquí

En este trabajo resalta la precedencia de Juana Inés de la Cruz en la reivindicación del pensamiento feminista un siglo antes de la comúnmente aceptada publicación de Mary Wollstonecraft en 1792, Vindicación de los derecho de la mujer.

El segundo consiste en la actuación de la Fundación ORCAM hoy

Ambas motivaciones nos parecen una excelente ocasión para incorporar unas inmejorables reflexiones a este periodo de descanso veraniego.

Reflexiones veraniegas 2021 (5)

Son propicias las horas silenciosas

precedentes al lento amanecer

para buscar sonidos que pudieran

convertir el silencio en una música

habitante del mismo sin romperlo.”

Cuando uno se busca un pequeño espacio en un remanso acogedor del tiempo donde aún el ruido no ha irrumpido, lo hace en la esperanza de encontrar allí una paz que el trajín del día nos deniega. El recurso al vuelo de pensamientos alados sin fronteras, al reposo de un cuerpo abandonado al proceder sin rumbo, al sonido monótono de un rumor sin exigencias son maneras de seguir viviendo sin ceder un ápice al desánimo y hacerlo mientras uno no deja de llenarse.

La música es entonces un tesoro inagotable que puede mecernos sin arrastrarnos a lo inevitable.

Algo así como envejecer sin pérdidas mientras se avanza.

Algo así como escuchar a Bach

Que el descanso veraniego nos sea propicio a todos.

Reflexiones veraniegas 2021 (4

Iniciamos mes. El tiempo, sin embargo, no empieza ni termina nada, simplemente sigue en un decurso inevitable en el que, entre otros muchos movimientos que registra, tiene en cuenta el crecimiento de la noche sobre el día  en nuestras latitudes y el aumento de la temperatura que viene a ser la tónica en los próximos días que nos esperan.

No intentaremos ser originales en medio de estas circunstancias a que nos enfrentamos. En otros momentos quizás nos sintamos más inspirados para incorporar más novedosas reflexiones. Por eso recurriremos, como otras veces, a esa visión musical que Vivaldi construyó sobre el conocido soneto:

Sotto dura Staggion dal Sole accesa
Langue l’ huom, langue ‘l gregge, ed arde il Pino;
Scioglie il Cucco la Voce, e tosto intesa
Canta la Tortorella e ‘l gardelino.
Zeffiro dolce Spira, mà contesa
Muove Borea improviso al Suo vicino;
E piange il Pastorel, perche sospesa
Teme fiera borasca, e ‘l suo destino;
Toglie alle membra lasse il Suo riposo
Il timore de’ Lampi, e tuoni fieri
E de mosche, e mossoni il Stuol furioso!
Ah che pur troppo i Suo timor Son veri
Tuona e fulmina il Ciel e grandinoso
Tronca il capo alle Spiche e a’ grani alteri

que tenemos traducida a soneto español, un tanto forzado:

Bajo dura estación del sol ardida
sufren hombres y ovejas y arde el pino;
suelta el cuco su voz y pronto oída
palomas y jilgueros dan su trino.

Sopla dulce la brisa contenida,
Mas Bóreas pronto vence a su vecino.
Llora el pastor y teme por su vida:
aguantar las tormentas es su sino.

Arrebata a los miembros su reposo
el miedo a una tormenta al descubierto
y de las moscas el zumbar furioso.

Mas, por desgracia su temor es cierto:
llegan los rayos, y el granizo ansioso
troncha espigas y deja el campo yerto."

Podemos escuchar esta versión con la solista Mari Silje Samuelson:

Y también, para variar, en esta versión para viola:

Mientras tanto, dejamos volar el pensamiento hacia la aceptación de lo que esta nueva temporada pueda depararnos.

Feliz comienzo de verano a todos.

Reflexiones veraniegas 2021 (3)

En medio de esta secuencia irrefrenable de momentos que constituyen nuestra existencia queda claro que el tiempo avanza siempre. Unas veces nos sentimos arrastrados mientras otras parece como si tiráramos de él. El resultado es siempre el mismo: la vida sigue. Algo así:

El mundo se sostiene sosteniendo

no solo a los que dejan que los lleven

sino también a aquellos que lo frenan.

Es suerte que no haya nadie que lo impida

porque así seguiremos avanzando

aunque algunos se sientan arrastrados.

Estas difíciles circunstancias que nos vienen obligando a resistir en nuestra afición coral con grandes dificultades nos han llevado al borde del descanso veraniego con pocas satisfacciones si exceptuamos el valor de nuestro esfuerzo por no dejarnos abatir. La actuación reciente abierta en nuestro barrio nos ha dejado un pequeño gusto a algo diferente a la derrota mediante la exhibición de algo que hubiéramos querido prodigar mucho más.

Confiando en que el próximo septiembre nos encuentre mejor situados que hasta ahora, seguiremos animándonos con los proyectos que se van organizando para la próximo temporada por parte de los grupos a los que sentimos más cercanos. Tal es el caso de la ORCAM tal como leemos en su plan de actuaciones para la temporada 21-22:

htpps://bit.ly/ORCAM21-22

Un placer sentir que la vida musico-coral no se detiene sino que sigue infundiendo su animoso aliento en nuestras vidas.

Reflexiones veraniegas 2021 (2)

Florecen mascarillas en las bocas

animadas de música sentida.

Vibra el canto aprendido con el alma,

el tiempo, la ilusión y el hondo esfuerzo.

Como una despedida momentánea

acogida a descansos veraniegos

donde late el abrazo a quien escucha

y responde con otro a los que cantan.

Un íntimo rincón de nuestro barrio

ha servido de lazo compartido

alzado en aras de lo más sublime,

brote de luz sobre lo más oscuro.

Feliz descanso veraniego a todos.

Reflexiones veraniegas 2021 (1)

Mientras redactamos estas líneas, queda poco más de una hora para que entre un nuevo verano a las siete y treinta y dos de este lunes, 21-6-2021. Damos, pues, una simultánea despedida a esta primavera y un cordial y esperanzado saludo al verano que comienza.

Nada mejor que resaltar hoy la celebración del día europeo de la música a la que modestamente contribuiremos con una actuación al aire libre en nuestro barrio:

CORAL CIUDAD DE LOS POETAS

Directora: Victoria Marchante Serra

CONCIERTO

21 de junio de 2021

CELEBRACIÓN DEL DÍA EUROPEO DE LA MÚSICA

Lugar

Espacio de la Ciudad de los Poetas situado entre las calles Valderrey y San Gerardo

A las 20.00 horas

PROGRAMA

Cañaveral    Canción popular Argentina – Arreglos C. Guastavino

En los surcos del amor    Canción popular Argentina – Arreglos C. Guastavino

Soy Serranica    Anónimo Cancionero de Upsala S.XVI

La Lola Cantos de Fuego    Federico García Lorca y Dante Andreo

Zorongo    Canción popular Andaluza

Catro Vellos Mariñeiros    Canción popular Gallega

O voso galo comadre    Canción popular Gallega – M.Grova

Don Manolito Ensalada Madrileña    Pablo Sorozábal”

No ha sido fácil la preparación de la misma dadas las circunstancias de precariedad de espacios disponibles y de la posibilidad de asistencia de todos los componentes de la coral. A pesar de todo, presentaremos el mejor resultado posible de lo preparado con unas conocidas partituras que quizás contribuyan a aliviar desventuras pasadas y a acometer logros futuros.

Bienvenido pues un nuevo y musical verano.

Reflexiones primaverales 2021 (y 28)

Pasa el tiempo tan quedamente como sin pausa. Concentraremos en una estas dos reflexiones que podrían resumir todo lo que nos ha traído esta rara temporada primaveral, a punto ya de concluir. La primera tiene que ver con nuestra contemplación de la tierra que nos sostiene y nos cautiva. Así lo cantan Voces8:

Sing, Be, Live, See.                Canta, sé, vive, ve.

This dark stormy hour,         Esta oscura y tormentosa hora,

The wind, it stirs.                   El viento se arremolina.

The scorched earth                La tierra agostada

cries out in vain:                     grita en vano:

O war and power,                   Oh, guerra y poder,

You blind and blur,                  que cegáis y emborronáis,

The torn heart                          el corazón hecho jirones

cries out in pain.                      grita en vano.

But music and singing             Pero la música y el canto

Have been my refuge,             han sido mi refugio,

And music and singing             y la música y el canto

Shall be my light.                       serán mi luz

A light of song                            Una luz de canción

Shining Strong: Allelulia!          brillando con fuerza. ¡Alleluia!

Through darkness, pain, and strife,  A través de oscuridad, dolor y lucha

I’ll Sing, Be, Live, See…              Cantaré, seré, viviré, veré…

Peace.                                           Paz.

Para la segunda, por otra parte, aprovecharemos la reciente concesión del premio Hiperión de Poesía de este año a la joven jiennense Begoña M. Rueda por su poemario “Servicio de lavandería” en donde considera la epidemia Covid-19 desde un punto de vista peculiar.

Así recita ella misma uno de los poemas del libro:

En la lavandería del hospital donde trabajo

la ropa de los enfermos, la ropa

de los que, o regresan de la úlcera

o se dejan amarillear por la muerte,

se amontona en bolsas a las siete de la mañana.

Dos lavadoras industriales

bastan para blanquear la ropa de las heces

y de la sangre que podría ser mi sangre, mi miseria

podría ser, algún día, un camisón

cubierto de vómito

de los que una vez lavados lucen como nuevos,

bendita sea mi vida, bendita mi salud

porque algún día, quizás, podría ser mi miseria

un camisón.

Podemos seguir leyendo algunos poemas más del libro:

A 23 de marzo de 2020

Los sudarios se apilan en cajas de cartón

junto a la puerta del cuarto de baño.

Son las únicas prendas del hospital

que no se lavan después de darles uso.

Como todo en nuestra época

también vienen dentro de un plástico,

encontrándose la muerte como la bollería industrial,

envasada y directa al vacío.

Una se pregunta quién fabrica los sudarios,

qué fría máquina los cose y los empaqueta                           

listos para cubrir cualquier cuerpo

que yazca mudo en la morgue.

Yo por sudario quisiera las manos de mi madre,

morir antes que ella

y engendrarme de nuevo en su vientre,

volver a ser niña y no tener ni idea

de que en las lavanderías de los hospitales

la muerte se apila en cajas de cartón                                             

junto a los inodoros.

A 27 de marzo de 2020

En frente de la lavandería se encuentra el tanatorio.

Ayer planché la ropa

del que ahora sacan a cuestas entre cuatro.

Lavé sus sábanas, doblé su pijama, le apañé una almohada.

Esto somos.

Corre el viento de levante y una lluvia fina

repiquetea sobre su ataúd.

A 23 de abril de 2020

Cómo será la boca

de la enfermera que me pincha el dedo

y lo aprieta hasta sacarme la última

gota de sangre.

Me pregunto si llevará pintados

los labios de rojo tras la mascarilla,

si sabrá besar en la frente o pronunciar

exitus.                                                                                               

Huele a gel hidroalcohólico y tiene                                       

casi tanto miedo como yo,

un lazo negro en el uniforme blanco

y los resultados de nuestros tests.

Mañana podría tocarle a ella,

Coronas de flores frescas

acompañarían su ataúd

y una compañera de facultad

la reemplazaría al día siguiente.                                       

Así, como si nada.

Como si la vida                                   

mañana podría tocarle a ella        

lo mismo que podría tocarme a mí.

A 18 de mayo de 2019

El día de la presentación de mi libro

hay quien se acerca a preguntarme

a qué me dedico, si soy profesora.

No es la primera ni la última vez

que a la gente le sorprende

que trabaje en una lavandería,

como si por ello

me convirtiera en peor poeta.

Creía que eras

una mujer con aspiraciones,

es lo más delicado que me responde

una chica en la presentación de mi libro,

me ha mirado tan por encima del hombro

que ha debido de hacerse

daño en las cervicales.

Con estas consideraciones despediremos con dos días de antelación esta contaminada primavera de este tumultuoso año.

Reflexiones Primaverales 2021 (27)

Una vez más tenemos que dejar clara nuestra humilde condición de aficionados a la música coral que, en plan de amigos y, en gran medida, vecinos de este barrio “Ciudad de los Poetas”, cantamos lo mejor que podemos con un esfuerzo continuado por mejorar disfrutando. Sin embargo, la prolongada duración de nuestro grupo y las numerosas actuaciones con que hemos contribuido modestamente a fomentar esta afición nuestra entre quienes nos han honrado con su apoyo, nos motivan a resaltar de entre lo conseguido musicalmente el indudable aprecio de lo que muchos grupos corales -aficionados o profesionales- han conseguido y manifiestan en sus actuaciones.

Día a día, en todos nuestros ensayos tratamos de conseguir esforzadamente lo que tantas veces se nos escapa: mantener el tono, conjuntar las voces, expresar el sentido de la letra, modular cada frase… Ello nos capacita para apreciar de corazón actuaciones como las del grupo Voces8  al que inicialmente hemos llegado a través de esta preciosa interpretación de la letra, tomada del Evangelio de Lucas, sobre el deseo de los apóstoles  de que el amigo Jesús se quedara con ellos cuando ya el día declinaba.

La música a seis voces sobre este texto fue compuesta a los quince años por Josef Rheinberger con este texto:

Bleib' bei uns, denn es will Abend werden,
O bleib' bei uns, denn es will Abend werden

(Quédate con nosotros, pues anochece
y el día ya declina.
Quédate, por favor, con nosotros, porque ya se hace tarde.)

Sin duda es impresionante la perfección formal que consiguen, reforzada por el sentimiento que les añade la despedida que dedican a una de sus componentes, Eleonore Cockerham, con motivo de su baja en el grupo. El enlace (gracias, Pedro) puede disfrutarse aquí:

Lo mismo que nosotros vamos a intentar una celebración del Día europeo de la música el veintiuno de este mes, Voces8 tiene una grabación en vivo del concierto realizado en Cambridge el veintiuno de marzo de 2019 en directo, con motivo de la conmemoración del “Día europeo de música antigua” que podemos seguir aquí:

Primera parte:

Segunda parte (precedida de quince minutos de colaboración con otro coro:

Disfrutemos, pues, aprendiendo con sana envidia.

Reflexiones primaverales 2021 (26)

Tiempos difíciles estos para corales de aficionados, como la nuestra, cuando intentamos mantener nuestra afición a pesar de dificultades de lugares de ensayo y de posibles actuaciones.

Quizás por eso no esté de más reflexionar sobre estos textos e interpretaciones musicales basadas en un gran poeta:

“Por qué cantamos

Si cada hora viene con su muerte

Si el tiempo es una cueva de ladrones

Los aires ya no son los buenos aires

La vida es nada más que un blanco móvil

Usted preguntará por qué cantamos

Si nuestros bravos quedan sin abrazo

La patria se nos muere de tristeza

Y el corazón del hombre se hace añicos

Antes aún que explote la vergüenza

Usted preguntará por qué cantamos

Si estamos lejos como un horizonte

Si allá quedaron árboles y cielo

Si cada noche es siempre alguna ausencia

Y cada despertar un desencuentro

Usted preguntará por qué cantamos

Cantamos porque el río está sonando

Y cuando suena el río, suena el río

Cantamos porque el cruel no tiene nombre

Y en cambio tiene nombre su destino

Cantamos por el niño y porque todo

Y porque algún futuro y porque el pueblo

Cantamos porque los sobrevivientes

Y nuestros muertos quieren que cantemos

Cantamos porque el grito no es bastante

Y no es bastante el llanto ni la bronca

Cantamos porque creemos en la gente

Y porque venceremos la derrota

Cantamos porque el sol nos reconoce

Y porque el campo huele a primavera

Y porque en este tallo, en aquel fruto

Cada pregunta tiene su respuesta

Cantamos porque llueve sobre el surco

Y somos militantes de la vida

Y porque no podemos ni queremos

Dejar que la canción se haga ceniza”

No faltan versiones corales del poema, como esta del Coro Voz Latina

o esta otra, de Favero

Seguiremos, pues, cantando. Aunque, de momento, solo sea con vistas a nuestra próxima actuación en nuestro barrio.

Reflexiones primaverales 2021 (25)

Poco tiempo nos queda para preparar una actuación en nuestro barrio para celebrar el Día Europeo de la Música el día 21, pero intentaremos seleccionar algunas de entre las siguientes:

Como siempre, no nos habrá de faltar nuestra mejor voluntad por conseguir alcanzar nuestros propósitos a pesar de las dificultades impuestas por el lugar de los ensayos, por la disponibilidad de los componentes de cada voz y por la escasez de tiempo disponible.